Alrededor de 700 estudiantes de comunicación y producción audiovisual de la Escuela de Educación Técnica N° 625 “Carlos Guido y Spano”, comenzaron el ciclo lectivo con la peor noticia. Una vez más, iban a ser removidos a otro edificio escolar porque el propietario del inmueble se negó a renovarle el contrato de alquiler al Ministerio de Educación provincial. Fueron los propios estudiantes que se movilizaron en varias oportunidades para que el gobierno de Santa Fe, expropie el actual edificio que, por sus dimensiones y características, es ideal para cursar las especializaciones que allí se dictan.

Si bien la necesidad de un edificio propio es una problemática histórica que padece la comunidad educativa de la Técnica 625, hoy la falta de respuesta del ejecutivo local y el vencimiento del contrato, el próximo mes de junio, genera un malestar de incertidumbre imposible de ocultar.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“No podemos mudarnos de este espacio con todo lo que conlleva una mudanza, y con un montón de vidas planeadas en función de la ubicación de este lugar. Es por eso que nos movilizamos y llegamos a impulsar el proyecto de expropiación”, cuenta a Tiempo, Juana Madussi, presidenta del Centro de Estudiantes de la Técnica 625. El actual edificio está ubicado en la calle Córdoba al 2600,  una zona estratégica de la Ciudad de Rosario, donde convergen casi todas las líneas de transporte público, y a siete cuadras de la terminal de micros. Esto permite que a la escuela lleguen estudiantes de diferentes puntos de la Ciudad y de zonas aledañas.   

“La semana pasada, la comisión directiva del Centro de Estudiantes e integrantes de la cooperadora, nos reunimos con las y los senadores, y nos expresaron su voluntad política, dos de los tres bloques que van a votar el proyecto que ya tiene media sanción de diputados”, agrega Juana y concluye: “Estamos muy contentos, pero hasta no tener el sí de la votación vamos a seguir reclamando”.

Desde su creación en la década de 1930, la escuela se especializaba en corte y confección y, a casi cien años de su inauguración, tuvo varias mudanzas y su programa educativo cambió por completo. La Escuela de Educación Técnica N° 625 Carlos Guido y Spano, arrastra desde casi un siglo la falta de edificio propio, pero esta es la primera vez que sus estudiantes se encuentran en un espacio educativo con todas las comodidades necesarias: ubicación, grandes instalaciones con salones amplios, patios con espacios verdes; e incluso cuenta con un lugar donde lograron instalar su propia Radio.

Expropiación del edificio

El proyecto de Ley para expropiar el edificio donde funciona la escuela fue presentado en 2018. Desde entonces, la comunidad educativa viene reclamando que esta iniciativa reciba el apoyo de ambas cámaras, pero sólo recién la semana pasada pudo conseguir la media sanción de diputados en la legislatura provincial.

“En la última sesión que tuvimos logramos darle media sanción por unanimidad al proyecto de Ley, ahora falta que la cámara alta haga lo mismo”, explica en diálogo con Tiempo, el diputado provincial del Frente Social y Popular de Santa Fe, Carlos del Frade, que fue el encargado de presentar nuevamente el proyecto de expropiación. Todo indica que este jueves 19 de mayo la cámara del Senado dará votación definitiva al documento. “Esperamos que ocurra esta semana porque el contrato de alquiler del edificio vence en pocos días”, agrega el diputado.

Del Frade subraya una situación que ocurre en la provincia de Santa Fe en materia educativa: “Lo mejor que nos puede pasar es que todas las escuelas tengan edificios propios, ya que en la provincia hay casi 8000 establecimientos educativos de los cuales 3000 no lo tienen”.