El presidente Alberto Fernández ratificó este viernes que avanzará con la expropiación de Vicentín, luego de la reunión que mantuvo con los dueños de la cerealera en la quinta de Olivos.

 “La expropiación es la herramienta para poder rescatar la empresa, no hay otro modo”, dijo en diálogo con #LaGarcía y contó la propuesta que le hizo el el CEO de esa empresa, Sergio Nardelli, durante el encuentro.

“Lo que ellos proponen es que el Estado ingrese a la empresa sin expropiación. Lo que pasa es que eso supone un ‘acuerdo’ con empresarios que están muy salpicados. Y eso es muy poco transparente”, contó el mandatario.

En este sentido, agregó: “Saben que no tienen aire y que sólo el Estado puede socorrerlos, pero quieren ‘acordar’ con el Estado porque temen que después de una expropiación queden débiles frente a las acusaciones que existen por sus manejos”.

En el mismo sentido se manifestó el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, quien afirmó que la intervención a la cerealera Vicentin “es una decisión política estratégica”, y remarcó que “el instrumento para que la Argentina no pierda la empresa es la expropiación”.

En diálogo con América 24 y con radio 10, el titular de la cartera agropecuaria explicó que el objetivo es “buscar caminos para que la empresa no se transnacionalice ni se desguace”, ya que Vicentin “es muy relevante para la economía argentina”.

Basterra cuestionó la “tendencia desastrosa del modelo (del gobierno) anterior, una de cuyas consecuencias principales fue la crisis de esta empresa, que tiene un peso importante en la estructura productiva de Santa Fe”.

Señaló que grupos extranjeros tienen el 40% de las acreencias de la cerealera, y destacó que lo que anima al Gobierno “no es animaversión contra la empresa” sino que, “todo lo contrario, es el rescate de una empresa”.

El ministro aclaró que “no hay una intención de llegar a un Estado empresario que capture todos los procesos de transformación ni mucho menos, pero es importante tener una empresa testigo en un sector desregulado, como es el caso de YPF en el mercado de combustibles”.

Sobre la reunión mantenida con el titular de la empresa, refirió que “lo que guió la conversación fue el ánimo de que se la preserve en el ámbito nacional, con la intención de que la administre YPF, y eventualmente una sociedad con la Asociación de Cooperativas (ACA), que tiene una fuerte inserción en el mercado de granos”.

El ministro recordó que los productores perjudicados son más de 2.600, mientras ACA “tuvo la actitud de salir y hacerse cargo de la deuda comercial que tenía Vicentin”.

“Con la lógica de la convocatoria de acreedores se corre el riesgo de que se pierda una empresa muy importante, y el objetivo del Gobierno es que no desaparezca y con ella los puestos de trabajo”, ratificó.

Basterra señaló que los directivos de Vicentin “están en una posición muy débil, pero pueden explorar opciones creativas para que se cumplan determinados objetivos”.

También, aclaró que “ésta es una situación excepcional en un mercado donde hay muy pocos actores”, y señaló que el fracaso económico de la empresa, que acumula una deuda de US$ 1.500 millones, “está vinculado con la especulación financiera”.

El ministro expresó que “hubiera aspirado a que Vicentin tuviera otra conducción, que no hubieran cometido los errores que cometieron y no se hubieran identificado con un modelo de especulación como fue el que propuso Mauricio Macri”.

“Eso fue lo que finalmente los llevó a entrar en una convocatoria en la que no se percibe una salida sana y se corre un gran riesgo de trasnacionalización de la empresa”, remarcó.

“Lo que hay, -sintetizó Basterra-, es una visión estratégica que cambia la forma de intervenir del Estado para que haya una compañía próspera, que no quede tambaleando, mientras se investiga la anomalía de que el Banco de la Nación haya puesto tantos recursos en una sola empresa”.

Por último, el ministro ratificó que los directivos de Vicentin se reunirán con el interventor Gabriel Delgado, con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y con autoridades de YPF.