Este martes se realizará una nueva audiencia del juicio por los crímenes de lesa humanidad perpetrados durante la dictadura cívico-militar en distintos centros clandestinos de detención de la zona sur del Gran Buenos Aires. También conocido como Juicio Brigadas, durante esta semana prestará testimonio Rubén «El Polaco» Schell, secuestrado el 12 de noviembre de 1977, llevado al Ex CCD Pozo de Quilmes.

La particularidad es que Schell eligió dar su testimonio en forma virtual desde allí, por lo que será la primera declaración que se realizará desde un Espacio para la Memoria. Militante de Montoneros, el testigo es actualmente es director general. de Derechos Humanos del Municipio de Quilmes y Consejero del Espacio recuperado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Por esta causa son juzgados 17 represores por delitos de lesa humanidad cometidos en los centros clandestinos de detención y exterminio conocido como el Pozo de Banfield, el de Quilmes y El Infierno.

En esa misma jornada declaran ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata Rebeca Krasner y Graciela Nordi. Rebeca fue secuestrada el 18 de agosto de 1977 en su domicilio de Quilmes junto a su novio Luis Santilli, también conocido como «Dante». Ambos fueron llevados al Ex CCD Pozo de Quilmes. Rebeca fue liberada y Luis permanece desaparecido.

Graciela, militante política y sindical, es co fundadora del Suteba Ate Brown. “Me secuestraron el 12 de noviembre de 1977 y me liberaron el 21 de febrero de 1978. Estuve 102 días y 11 horas secuestrado”, cuenta a Tiempo. Toda la charla estará marcada por las sensaciones que pasan por su mente, al saber que en unas horas prestará declaración desde el Espacio para la Memoria.

“Tomé la determinación de prestar testimonio desde el Espacio que recuperamos, con el Memorial detrás mío, con la foto de todos los compañeros y compañeras que tenemos desaparecidos. Porque es una promesa que me hice el día que salí en libertad: honrar la memoria de todos ellos y creo que es la mejor manera de cumplirlo” dice emocionada. E»spero que esta acción sea el puntapié para que otros compañeros puedan declarar desde antes prevalecía el terror y hoy se construye memoria colectiva”.

El ex centro clandestino de detención de la dictadura cívico-militar fue desafectado en 2017 de la Policía Bonaerense y entregado en comodato a la Comisión Provincial por la Memoria para que, junto al Colectivo Quilmes Memoria, Verdad y Justicia -que reúne a organismos de Derechos Humanos y organizaciones de esa localidad- construyan el actual Espacio para la Memoria.