Como resultado de una negociación entre el Gobierno y las empresas concesionarias de peaje, no sólo se aumentó la tarifa un 33% promedio, sino que, cuando se produzcan embotellamientos de más de 150 metros o más de tres minutos de espera,  las empresas ya no levantarán las barreras para agilizar el paso del tránsito.

La normativa vigente desde el año 2000 disponía que un vehículo no podía estar más de tres minutos demorado en la fila para pagar el peaje y determinaba que una fila no podía sumar más de  quince vehículos. A partir del 23 de enero de 2019, comenzó a regir una nueva normativa (acuerdos integrales de renegociación), que recién se dio a conocer esta semana.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El acuerdo entre el Gobierno y las empresas Autopistas del Sol y Autopistas del Oeste pretende que se implemente de manera masiva el sistema de Telepase. Los automovilistas que utilizaban este servicio podían cargar crédito desde débito automático y ahora se sumó un sistema de prepago para aquellos que no están bancarizados.

Mediante este sistema, los automovilistas no tienen que detenerse en la barrera ya que el sistema de la cabina identifica automáticamente al automóvil y debita el monto del usuario. Este acuerdo estará vigente hasta 2030 y escarmienta a los que utilicen las barreras automáticas sin tener el Telepase cobrándole el doble del valor de la tarifa.

La Defensoría del Pueblo porteña cuestionó la medida: «Esta decisión perjudica a los usuarios y vulnera un derecho adquirido por la ciudadanía, a la cual se le adjudica una intención especulativa de viajar intencionalmente en horarios pico para aprovecharse de la congestión que supondría el levantamiento de la barrera».

Por su parte, Ricardo Lasca, coordinador del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial, entrevistado por radio Continental, explicó que la medida «es otro castigo que sufren los usuarios». Y argumentó: «Nos quitan los únicos derechos mínimos que tenemos. Uno paga una tarifa de peaje a cambio de una contraprestación: una serie de beneficios entre los que sobresale el tiempo de viaje. Con esta medida, lo pierde”.

Las concesionarias colocaron carteles en los que explican la nueva situación que toma por sorpresa a los usuarios de las autopistas. «A partir del 23 de enero entra en vigencia el punto 4.4 del Acuerdo Integral de Renegociación, a partir del cual quedan dadas las condiciones para dejar sin efecto la obligación de levantamiento de las barreras por tiempos de espera en las estaciones de peaje». informaron.