María Belén Guevara tiene 27 años y cuatro hijes. Durante la tormenta del 14 de enero, se refugió en una vivienda vacía dependiente del Gobierno de la Ciudad en la Villa 31. Había sido desalojada de un hotel por falta de pago y estaba en situación de calle. La Policía de la Ciudad la sacó del lugar a los golpes y desde entonces permanece detenida. Organizaciones sociales y de derechos humanos se movilizaron este miércoles para exigir su liberación.

“Es un caso muy grave de criminalización de la pobreza. Es una joven mamá que se refugió en un departamento vacío del Gobierno de la Ciudad en medio de la tormenta, con sus hijos. Fue desalojada, golpeada y todo lo que siguió fue un entramado de un aleccionamiento muy grande”, describió la legisladora del FIT Alejandrina Barry, en diálogo con Tiempo. “Le damos visibilidad porque tiene que ver con una situación donde el problema de la vivienda es un tema cada vez más grave y que no se ha solucionado”, remarcó Barry, quien junto a su par Myriam Bregman presentó en la Legislatura un proyecto para repudiar este caso. La iniciativa ya se incorporó al expediente.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hace pocos días estuve en la Villa 31 recorriendo con vecinas los nuevos edificios del Gobierno de la Ciudad, pintados de colores, y ellas estaban desesperadas porque adentro se inunda, las paredes son de durlock, en pocos meses se deterioraron y hasta hubo accidentes con niños por cómo están hechos”, contó Barry. “Fue producto de las relocalizaciones, muchas de ellas forzosas, con la promesa de tener una casa en otras condiciones. Dejaron casas hechas de material con mucho esfuerzo para estar así. Esa es la política, y cualquier situación que trasgreda o cuestione eso es criminalizada”, señaló la legisladora. Y advirtió que “no se cumple” la prohibición de desalojos del decreto 320, ya dos veces prorrogado en el marco de la pandemia: “Conocemos todo el tiempo casos de desalojos en la Ciudad. En los hoteles, un montón”.

La situación que atravesaba Belén, militante del MTR 12 de abril y miembro de un merendero, refleja esa realidad. Ante la desesperación ingresó a un departamento ocioso, pero terminó detenida en el marco del desalojo, en una causa que luego sumó causas previas por robos “muy menores”. La organización en la que milita explicó que pese a que la Fiscalía 12 de la justicia de la CABA entendió la situación de estado de necesidad de María Belén, otorgándole su libertad, el TOC 3 la mantiene detenida por un pedido de captura que está mal decretado y, pese a haberlo explicado en el pedido de excarcelación, siguen privándole a María Belén de manera arbitraria e injusta de gozar de su libertad y de estar junto a sus 4 hijes”. En tanto, sus abogados ya presentaron una apelación a la Cámara de Casación, que deberá resolver por su excarcelación inmediata.

“La compañera Belén está desde el jueves detenida solamente porque había usurpado una vivienda en el día de la lluvia. Fue trasladada por diferentes comisarías, ahora (en el Penal de Ezeiza) no podemos siquiera alcanzarle artículos de higiene en esta pandemia; nos llevan a esto los gobiernos por ser pobres. Ella está separada de sus cuatro hijos por su necesidad de protegerlos. El Gobierno de la Ciudad nunca le dio vivienda, pese a que le corresponde. Exigimos su inmediata libertad”, dijo Maribel Castillo, compañera de militancia de la joven, en declaraciones a la prensa desde el Obelisco. Luego, la marcha apuntó hacia Tribunales.