El último domingo, Tiempo publicó en su tapa el vaciamiento de la Obra Social de la Ciudad, que brinda servicios a todos los empleados públicos porteños. Tras la difusión del tema, diferentes sectores afectados por la falta de prestaciones médicas, farmacológicas y el conjunto de prestaciones que otorgaba la entidad porteña, comenzaron a sumar su voz de repudio por el vaciamiento de este organismo que aqueja a casi 300 mil trabajadores y trabajadoras estatales. Al mismo tiempo, varios funcionarios de la entidad dimitieron a sus cargos. En las últimas horas se conoció la renuncia de una alta funcionaria de la Obra Social de Buenos Aires, se trata de la Dra. Agustina Olivero Majdalani, que tenía a su cargo la Vicepresidencia de la Obra Social de la Ciudad de Buenos Aires. Es la hija de la ex Subdirectora de la AFI acusada en las causas de espionaje ilegal. La designación fue hecha por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y había sido publicada en el Boletín Oficial porteño el 2 de mayo de este año en el decreto N.º 155/22.

Agustina Olivero Majdalani, es actualmente presidenta de la corporación Puerto Madero, y había llegado a la ObSBA para reemplazar a Walter Correa, que desembarcó en lugar por ser el chofer personal de Rodríguez Larreta durante su campaña a jefe de gobierno porteño.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pero eso no es todo: Tras el escándalo publicado en Tiempo, otro de los funcionarios que renunció a la obra social es el Dr. Juan Carlos Piersanti, Director de Ob.S.B.A., y representante por la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires. La dimisión a su cargo fue bajo la excusa de que “retoma el cargo que tiene en el Hospital General de Agudos “Dr. Parmenio Piñero”.

Cabe destacar que el deterioro de ObSBA comenzó en el primer mandato de Mauricio Macri como Jefe de Gobierno porteño, pero se profundizó severamente durante las dos gestiones de Horacio Rodríguez Larreta. Quienes están en el directorio aseguran que en dos o tres meses ObSBA puede desaparecer.

Los estatales de ObSBA aportan mensualmente el 6% de sus haberes mientras el resto de las obras sociales retienen el 3%. Las y los afiliados afirman que son rehenes de esta obra social, que si quieren pasarse a otra siguen sufriendo retenciones de sus salarios. En los últimos años, las autoridades de ObSBA dieron de baja una cifra incalculable de prestaciones médicas y farmacéuticas en todo el país. Redujeron un 60% la atención profesional en Odontología, Salud Mental, Oftalmología, Endocrinología y demás especialidades; desmantelaron el Sanatorio Méndez, sede principal de atención médica en CABA; dejaron de ofrecer el 100% de cobertura en medicamentos crónicos; cerraron las residencias turísticas, y despidieron a cientos de trabajadores.

Según las últimas cifras oficiales, la ObSBA es considerada una de las cajas más potentes del distrito porteño que “presta” servicio médicos y sociales a alrededor de 140 mil trabajadores de la educación y docentes y a más de 135 mil empleados municipales de los diferentes sectores del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

¿Quién queda en el lugar de Majdalani?

El DECRETO N.º 265/22, que lleva las firmas del Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, del ministro de Hacienda y Finanzas, Martín Mura, designa en la vicepresidencia de la ObSBA al Cdor. Diego Esteban Carusoni, “hasta tanto dure el mandato del Directorio aprobado por Decreto Nº 271/21 y modificatorio”.