La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, realizó en las primeras horas del sábado una primera evaluación sobre el cumplimiento del aislamiento obligatorio. La funcionaria sostuvo que «el acatamiento a la cuarentena fue bastante masivo, pero hace falta más» y pidió “correrse del individualismo al que esta época nos lleva”. Asimismo expresó que el presidente le pidió «inflexibilidad y severidad»

«Vamos a empezar a secuestrar vehículos» resaltó en declaraciones a diferentes programas radiales sobre una posible medida a seguir para las personas que todavía no han comprendido el estado de aislamiento dispuesto por el gobierno. Frederic puntualizó que «todos los que estén en la calle sin justificar van a tener una denuncia penal aun si no terminan detenidos», y volvió a pedir responsabilidad, ya que «nadie está exento de tener y de transmitir el coronavirus».

La ministra además no descartó la posibilidad de instaurar un Estado de sitio: «Está como posibilidad y se analizó, pero el gobierno por ahora no cree que sea necesario, va a depender del cumplimiento que hagamos todos» y añadió que «es una medida extrema a la cual estamos evitando llegar». Frederic recordó que el estado de sitio es el que «suspende las garantías constitucionales y la libre circulación», por lo que reiteró el pedido a la sociedad de obedecer el decreto sin llegar a instaurar esa medida.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Sobre el tiempo de duración del aislamiento social obligatorio, la ministra Frederic, sostuvo que «es una medida excepcional que durará menos si lo cumplimos bien. Dependerá de nosotros si la fecha se extiende o no». 

En medio de este marco de cuarentena preventiva dispuesta por el presidente, se pudieron observar desde las primeras horas de la mañana largas filas con distancia prudencial entre personas en puertas de farmacias, cajeros automáticos y supermercados; poca gente en paradas de colectivos, estaciones de trenes y subtes y un gran despliegue de efectivos de las fuerzas de seguridad en las calles de la ciudad de Buenos Aires y del Conurbano bonaerense.

El secretario porteño y el periodismo

Un caso que se hizo público fue el de la periodista de La Nación, Luciana Vázquez, quien hizo conocer en su cuenta de Twitter la mala actuación del secretario de Seguridad porteño, Juan Pablo Passano. Según relata, al salir del canal de noticias del medio en que trabaja fue interceptada por Passano, quien vestido de civil y sin identificarse le impidió el paso de regreso a su casa. Al explicarle que estaba exceptuada del aislamiento por estar volviendo de su trabajo, el funcionario desconocía cuáles eran las excepciones pero igual la retuvo mientras googleaba la información: “La persona q dice ser el subsecretario de Seguridad de Caba me pide precisiones. Dónde está informado q los periodistas pueden circular. En el DNU del Presidente, le digo. Qué inciso, me interpela, siempre sin dejarme avanzar. Tres hombres de civil q no me dejan avanzar».

Con criterio, la periodista expresa en su cuenta que “si vas a pedir identificación a otra persona, tenés que identificarte vos con una credencial y aun así no sé si es legal pero seguro, tenés que conocer a la perfección las excepciones q contempla el decreto. Era efectivamente el subsecretario de Seguridad de Caba: @juanpsassano”.

En tiempos de medidas excepcionales, las fuerzas de seguridad –y sobre todo los funcionarios públicos–, no sólo deben conocer la normativa vigente, sino también que al cumplir su obligación deben extender cierta prudencia. Hacer respetar el aislamiento obligatorio no es una carta blanca para el abuso de autoridad. Esto vale tanto para personas públicas como para aquellos que no lo son.