El Reino Unido está “mucho más protegido” contra el coronavirus, pero aún enfrenta un invierno “bastante difícil” ante la incertidumbre sobre el comportamiento del virus, advirtió el principal asesor científico del Reino Unido, Patrick Vallance.

En una ronda por los principales medios británicos, el científico instó al primer ministro, Boris Johnson, a estar preparado para implementar las medidas de contingencia contra la pandemia comprendida en el llamado “Plan B” del gobierno.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El plan incluye el regreso al uso obligatorio de los tapabocas en algunos entornos y el teletrabajo cuando sea posible, así como la introducción de pasaportes de vacunas para lugares como clubes nocturnos.

En declaraciones a la radio de la cadena BBC, dijo que el Reino Unido todavía se encuentra en una “fase muy incierta” de la pandemia.

Según Vallance, las vacunas y los tratamientos antivirales han hecho una “gran diferencia”, pero que el virus todavía está presente en todo el mundo y el país en “niveles altos”.

“Nadie tiene muy claro en qué dirección va esto”, advirtió en declaraciones a la cadena de televisión Sky News.

Según el científico, se necesita mantener alta la protección y la inmunidad, y, con suerte, esto hará que los niveles bajen, porque aseguró que es un poco incierto en qué dirección irá el virus y queda un “invierno bastante difícil” por delante.

“Es incorrecto pensar que la acumulación de inmunidad es un todo o nada; es una especie de barrera protectora que reducirá la propagación del virus, por lo que debemos seguir esto cuidadosamente durante las próximas semanas y meses”, agregó.

Vallance explicó que hay dos factores que determinarán el rumbo de los números, y que uno es que la inmunidad comienza a menguar a medida que pasa el tiempo tras la segunda dosis de la vacuna, lo cual hace importante las aplicaciones de refuerzo.

“Entonces, si la inmunidad disminuye más rápido de lo esperado, verá un aumento mayor, y por eso es tan importante que las vacunas de refuerzo se apliquen a los vulnerables y a los ancianos en particular”, afirmó.

El segundo factor tiene que ver con el cambio de comportamiento y la rapidez con que se retomen los comportamientos anteriores a la pandemia.

Los casos de coronavirus en el Reino Unido siguen siendo altos, a pesar de que nueve de cada 10 adultos tienen anticuerpos contra el virus, según los últimos datos que brindó ayer de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS).

El gobierno informó el miércoles otras 207 muertes por coronavirus, lo que elevó el total a 140.041, y otros 43.941 en las 24 horas previas.

Esta semana, las autoridades registraron 263 fallecidos en una jornada, la cifra más alta desde el 3 de marzo pasado.

Mientras tanto, al menos 80.000 niños se han registrado para vacunarse contra el coronavirus desde que se abrió hace unos días un sistema de reserva online para edades comprendidas entre 12 y 15 años.

Hasta ahora, las tasas entre los escolares han estado en su punto más alto desde que se comenzaron a recopilar datos en octubre de 2020.