El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, calificó hoy como “hijo del demonio” al líder opositor y exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, de quien aseguró que en caso de ganar las elecciones de octubre de 2022 no querrá salir más del poder. “Los canallas de la izquierda siempre fueron iguales. Y quieren ahora que vuelva ese hijo del demonio. Si este tipo vuelve, nunca más saldrá (de la presidencia), anoten lo que les digo”, afirmó Bolsonaro a simpatizantes suyos reunidos en la puerta del Palacio de la Alvorada, la residencia presidencial.

La declaración es la más directa de Bolsonaro desde que una encuesta del portal Datafolha publicada el miércoles arrojó que el expresidente Lula (2003-2010) ganaría las elecciones en primera y segunda vuelta. Bolsonaro inició una serie de comentarios contra Lula desde que se anularon las condenas en su contra y lo habilitaron a participar en las elecciones de 2022, luego de haber sido proscripto en 2018, cuando estuvo detenido.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según Datafolha, el ultraderechista Bolsonaro tiene el 32% de votos contra el 55% de Lula, del Partido de los Trabajadores (PT) para una segunda vuelta. En la primera, Lula tiene el 41 por ciento contra el 23 del actual mandatario, quien se encuentra en el menor nivel de aprobación de su gestión, 24%, en medio del caos sanitario provocado por la pandemia que dejó más de 425.000 muertos.

El jueves, en el estado de Alagoas, Bolsonaro entregó viviendas cuya construcción había iniciado en 2011 la gestión de Dilma Rousseff a 500 familias y llamó “nueve dedos” a Lula. El exmetalúrgico perdió su meñique izquierdo en un accidente de trabajo ocurrido de madrugada en un torno cuando era empleado fabril. “Nine” era también el apodo que le daban a Lula el exjuez Sergio Moro, que lo condenó y lo inhabilitó en 2018, y los fiscales de Lava Jato. Moro fue ministro de Justicia de Bolsonaro y fue considerado parcial por el Supremo Tribunal Federal en la condena contra Lula.