La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) prosigue en su sede de Costa Rica con las audiencias por una demanda contra el Estado colombiano por la falta de investigación del asesinato del periodista Nelson Carvajal, cometido en 1998.

Carvajal «fue asesinado a tiros de forma selectiva y planificada hace 19 años en Pitalito, departamento de Huila: la evidencia y el contexto indican que fue asesinado por su labor como periodista de investigación», afirmó el relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, ante el tribunal.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Aseguró que se trató de «un delito planificado para silenciar periodista de gran trayectoria en programas de radio, quien denunciaba hechos de corrupción y tragedias del conflicto armado», por lo que pidió una condena al Estado colombiano.

La exposición de Lanza abrió este martes la audiencia por el asesinato de Carvajal en la CorteIDH, a la que se le pidió ampliar la jurisprudencia internacional acerca de los alcances del derecho a la libertad de expresión y de opinión, así como las responsabilidades del Estado para garantizar el cumplimiento de esos derechos, apuntó la agencia española de noticias EFE.

Los datos citados por el relator indican que entre los años 1977 y 2015 se contabilizaron 152 asesinatos de periodistas en Colombia, pero solo en cuatro casos las tribunales sentenciaron a todos los integrantes de la cadena criminal.

Según la demanda, Colombia no ha investigado el crimen de Carvajal con seriedad y eficacia, por lo que se encuentra en total impunidad sin sospechosos identificados.

Además, el Estado colombiano está acusado de no brindar protección a los familiares del periodista y a los testigos frente a amenazas y actos de intimidación.
El crimen de Carvajal «es una de las más aberrantes formas de censura. Es un caso emblemático de la violencia contra los periodistas y la impunidad en Colombia. En aquella época Colombia se convirtió en el país más peligroso para ejercer el periodismo», declaró Lanza.

Destacó que en la última década Colombia ha hecho esfuerzos para mejorar las investigaciones, pero consideró que una sentencia de la CorteIDH debe exigir que éstas sean eficaces y tomen en cuenta las particularidades del ejercicio periodístico y los intereses económicos o políticos que afecta.

En la primera jornada de la audiencia, los jueces de la CorteIDH escucharon el testimonio de Judith Carvajal, hermana del periodista, quien explicó el contexto en que ocurrió el crimen y describió la labor profesional de Nelson en la emisora Radio Sur de RCN Radio.