“No le creo a Jorge Faurie cuando dice que no sabía de esta situación. Y no le creo porque recuerdo que el 9 de noviembre de 2019, cuando Alberto Fernández era presidente electo, recibió una llamada de Evo Morales, que le decía `mi vida corre peligro´”. El canciller Felipe Solá señaló que no le cree a su antecesor sobre el envió de material bélico a Bolivia por parte del Gobierno de Mauricio Macri para apoyar el golpe de Estado contra Evo Morales en 2019 y sostuvo que, si bien se dio traslado a “ocho o nueve gendarmes” para custodiar la Embajada argentina en ese país, no por eso “tenían que enviarse 70 mil balas”.

Respecto del envío de pertrechos que habrían sido utilizados para la represión de las protestas contra el golpe de Estado, el jefe de la diplomacia argentina dijo que “fue una sorpresa el tema de la carta, pero no fue una sorpresa que el Gobierno de Mauricio Macri le enviara ayuda a los militares bolivianos”.

También rechazó la hipótesis que enunciaron algunos referentes de Juntos por el Cambio, según la cual se sostiene que los pertrechos estaban destinados a equipar a los gendarmes argentinos que custodiaban la Embajada argentina: “El material que llevaron los miembros de la Gendarmería Nacional no es el mismo que recibieron en Bolivia”.

Por otra parte, horas antes destacó anoche el desempeño exportador de la Argentina en lo que va de 2021, al señalar que “en los primeros cinco meses del año las exportaciones argentinas han sido las más altas comparándolas con los mismos cinco meses del 2014 hasta ahora”.

“Si bien las Manufacturas de Origen Agropecuario crecieron más por el precio que por la cantidad, por otra parte las Manufacturas de Origen Industrial, que tienen un componente laboral mucho mayor, crecieron muchísimo más por cantidad exportada que por precio. Es decir que aquello que nos cuesta más producir y exportar ha mejorado y tiene una performance muy superior a los años anteriores”, subrayó Solá, durante una entrevista televisiva en C5N. “A pesar de la pandemia, estamos mejorando el ranking de exportaciones”, agregó.

Consultado por los debates en el seno del Mercosur en relación con las propuestas para modificar la cuestión arancelaria y la del relacionamiento externo, el ministro Solá reconoció que “hay tensión, pero es mucho más importante entre nosotros la integración y la unidad que las peleas”, y defendió una vez más “la regla del consenso” frente a las propuestas que intentan caminos hacia la “unilateralidad”.

“Para hacer cambios en el arancel externo común, todos los países del Mercosur tienen que acordar. Tomar eso unilateralmente sin negociar con el resto de los cuatro países es violar los acuerdos del Mercosur, es violar el tratado de Asunción”, afirmó, y aseguró además que “Argentina se mueve tratando de defender su industria, Paraguay es un país que apuesta y defiende al Mercosur y a la vez los otros dos países (Brasil y Uruguay) dicen no querer abandonar el bloque. Nosotros queremos que esto (el Mercosur) continúe”.

Aclaró además que “la Confederación Nacional de la Industria de Brasil ha firmado junto con la Unión Industrial Argentina un documento en contra de la posible rebaja del Arancel Externo Común del 10 % que pretende Brasil”. “La solución es política. La voluntad del arreglo es política, más allá del trasfondo económico”, agregó.