"El fútbol y el cine son dos pasiones que terminaron juntándose en Boca"

Facundo Baum es guionista y tan cinéfilo como bostero. Creó @Bocaenpeliculas, una simple cuenta de Twitter donde se pueden ver todas las apariciones vinculadas al club en cualquier material audiovisual que ande por el mundo.
2 de Marzo de 2017

"Hay dos maneras que asocian a Boca en las películas –dice, a modo de introducción, Facundo Baum, 25 años, hincha de Boca, cinéfilo, guionista–. Una es Diego Maradona, lógicamente. O sus frases o sus imágenes. Es la persona que más popular hizo a Boca. El otro pilar es La Bombonera y el azul y amarillo. En Taped (2012), una película holandesa, los tipos vienen de turistas y van a La Bombonera. Lo curioso es que después se van a una zona alejada y se vuelve un thriller, y entonces no tiene mucho sentido que arranquen en La Bombonera, pero arrancan ahí".

Facundo Baum es el creador de la cuenta de Twitter @Bocaenpeliculas, un cofre virtual en el que archiva las apariciones de Boca en films, documentales, videoclips, series y novelas, en las palabras de actores y directores, en todo lo que tenga que ver con las artes audiovisuales. Entonces, de pronto, La Bombonera aparece en el sueño de la protagonista del anime Asobi ni Iku yo! (2010), del japonés Okina Kamino. Así, de la nada, Robert Duvall, el Tom Hagen de El padrino, ganador del Premio Oscar a mejor actor en 1984, admite que es hincha de Boca, y dice: "Hago menos jueguitos que Maradona, y adoro la naturalidad con que los niños lo juegan en la Argentina. Tan natural como para mí actuar". La aparición acaso más conocida en el cine local es la del personaje de Darío Grandinetti en Esperando la carroza (1985). Grandinetti, acérrimo gallina, contó que eligió que Cacho sea de Boca porque representaba lo "bruto". En @Bocaenpeliculas hay una reinterpretación: "Esperando la carroza, de Carlos Sorín. El hincha de River Grandinetti cumple el sueño de ponerse la de Boca". La foto que ilustra esta nota es de Stealing Summers (2011): ladrones ingleses deciden perpetrar un robo en Buenos Aires el fin de semana del Superclásico. Actúan James Jagger, hijo del Rolling Stone Mike, y Sophie Auster, hija del escritor estadounidense Paul. También el argentino Mariano Martínez, hincha de Boca.

Socio activo, con toda su familia bostera, Baum acude desde chico, domingo por medio, a la popular baja que da al Riachuelo. @Bocaenpeliculas nació recién en febrero de 2015. Explica: "Cuando veo una película de un director, suelo ver después todas las de ese director. Me agarran rachas. En su momento me puse a ver películas extranjeras filmadas en la Argentina, porque me interesaba cómo el cine extranjero representaba al país. En todas veía que hablaban de Boca. Me pareció curioso. Uno que es hincha dice que Boca está en todo el mundo, pero verlo a partir de esas películas te pega más fuerte, te da mucho más orgullo. Cuando se lo mostrás a alguien que no es de Boca no sabe cómo reaccionar, porque son demasiados casos como para ser casualidad. El fútbol y el cine son dos pasiones que terminaron juntándose en @Bocaenpeliculas".

Boca también puede escenificarse en los films en forma de una camiseta en segundo plano, de una gorra en un actor secundario, con una pintada en la pared, con un partido en la televisión, con una canción interpretada por un protagonista, con una bandera que flamea en el aire, con un póster en la habitación, en un diálogo. Dos veces aparece el amistoso que Boca jugó ante Manchester United en Old Trafford en 2002: en El día después de mañana (2002) y en Incendiary (2008). Dos veces, actores argentinos ingresan antes de un partido al campo de juego de La Bombonera: Carlín Calvo lo cruza para besar a Katja Alemann en Amigos son los amigos (1992) y Adrián Suar, Diego Peretti y Alejandro Fiore corren entre los jugadores en Poliladron (1995). "Después, en la Argentina, hay otras divertidas y más normales –suma Baum–. Encontré una de la telenovela Verano del 98: cuando arranca están en la fogata de los deseos y todos piden un deseo y uno de los chicos está con la camiseta y desea que Boca salga campeón. Esto es Verano del 98, y después llegó Bianchi. Tuvo una bendición ese deseo...".

Baum publicó una novela, "La vida es ella" (2015). Ahí hay una mención bostera, en la que mezcla a Woody Allen, Juan Román Riquelme y La Bombonera. En carpeta, todavía inédito, conserva un guión: cuatro historias de amor que suceden en la ciudad de Buenos Aires. Se llama "Amor en Capital". Una transcurre en el barrio de La Boca. Llegan dos jóvenes turistas alemanes, algo así como youtubers futboleros que viajan por el mundo para conocer los mejores estadios. No saben cómo hacer para entrar a La Bombonera. Una chica, Sofía, moza en la confitería del club, los ayuda. Gandolf se enamora de ella. 

–¿Qué pasa? –le pregunta ella en la cama.

–Estoy sorprendido. Jamás había tenido un sexo tan… 

–¿Pasional? –lo interrumpe Sofía–. Eso es porque nunca habías cogido con una hincha de Boca.

Gandolf hace una pausa, como Riquelme, y exhala: "Puede ser".

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS