Fútbol y literatura en la Biblioteca Nacional

Un periodista de Tiempo participó de un ciclo de charlas Literatura de la Pelota que finaliza el viernes.
28 de Septiembre de 2016

Didí Carli, una bailarina clásica de 70 años que llevó sus pasos por los mejores teatros de Europa durante la década del '60 y '70, rememora en el auditorio David Viñas del Museo del libro y de la lengua de la Biblioteca Nacional, algunos entretelones de la filmación de la película El Centrofoward murió al amanecer, que se estrenó en 1961. Como varios de los directores de la generación del '60 del cine nacional, René Mugica, el director, encontró en lo popular del fútbol la mejor manera de contar la sociedad de la época.

Más de medio siglo después, Tomás Schuliaquer, Emiliano Ruiz Díaz y Nicolás Reydo, del Departamento de Investigaciones de la Biblioteca, entendieron lo mismo: que la pelota es parte fundamental de la cultura argentina. Por eso, durante todo septiembre organizaron el ciclo “Cine y Fútbol” como prólogo de las jornadas “Literatura de la pelota” que se desarrollan entre este martes y el viernes.

Por allí pasan escritores, futbolistas, periodistas, e investigadores que buscan aproximar estos dos mundos que durante tanto tiempo estuvieron separados para cierto sector de intelectuales, pero que cada vez parecen más difíciles de segregar.

De hecho, el fútbol es uno de los temas con más exposición en el mercado editorial. Entre los expositores destacados ya figuraron Eduardo Sacheri, Liliana Heker, Sebastián Domínguez y Ariel Scher, entre otros. En representación de Tiempo Argentino estuvo Alejandro Wall, quien fue parte de la charla "Forma de periodismo futbolero" junto a Fabián Mauri y Pablo Cheb, de Un Caño, y Juan Claudio Castro, de En una Baldosa.

El programa completo

También podés leer:

> El Padre Mugica, uno de los amigos que quiso enseñarle a leer y a escribir a Corbatta

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS