Las claves de la pericia contable

El valor de venta a Clarín y La Nación fue por un valor entre 30 y 80 por ciento menor al real.
23 de Agosto de 2016

La pericia ordenada por el juez federal Julián Ercolini analizó durante casi tres años la documentación de Papel Prensa para determinar el valor que tenía la empresa y cuánto pagaron los accionistas de Clarín y La Nación a la familia Graiver.

Según el informe elaborado por la querella, FAPEL, la empresa creada por La Nación, Clarín y La Razón para comprar Papel Prensa, ‘compró’ bajo presión las acciones que habían pertenecido a David Graiver por 8,3 millones de dólares: 3,7 a Galería Da Vinci, 3,6 a Rafael Ianover y 1 millón a la sucesión de Graiver, representada por Lidia Papaleo.

Según se tomen los valores de las acciones en septiembre o en diciembre de 1976, el valor de la compra que realizaron los grandes diarios argentinos estuvo entre el 30 y el 80 por ciento por debajo del valor real de ese paquete accionario.

Los peritos de las querellas y del Ministerio Público Fiscal estimaron una diferencia negativa de 3,4 millones de dólares en septiembre de 1976 y de 7,6 millones en diciembre de 1976.

Si se tiene en cuenta un informe realizado por el Banco Nacional de Desarrollo (Banade) en 1977, la diferencia negativa entre el valor pactado y el valor real fue de 5,7 millones de dólares.

A pesar de los precios pautados bajo las amenazas de secuestros y torturas, que finalmente se llevaron a cabo semanas después, esos valores nunca se pagaron: la familia Graiver recibió apenas un adelanto de 27 mil dólares y luego todos sus bienes fueron decomisados.

El informe también puso el foco en los préstamos recibidos por Papel Prensa por parte del Estado: una vez en manos de Clarín, La Nación y La Razón, la papelera recibió 37 mil millones de pesos en créditos del BANADE.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS