María Gadú: “Todo lo que está vivo me conmueve”

La cantante brasileña se presenta por primera vez como solista en el país con su tercer disco Guelã. Reconoce que aprendió mucho en las giras con otros colegas y que ama hacer shows en vivo.
3 de Septiembre de 2016

Para que haya música es necesario el silencio. Uno no existe sin el otro, en eso no hay novedad. Y para María Gadú, esta cantautora brasileña que se presentó por única vez en el país a dúo con Lenine y que este jueves lo hará como solista, el silencio en su presente es casi más inspirador que la sonoridad. “A lo largo de los años pasé por situaciones y oportunidades sonoramente maravillosas. He girado con músicos preciosos. Pero tuve la necesidad de silenciar todo y entender qué estaba guardando en mí. Escuchar más, cantar menos. Estudiar más”, dice a Tiempo días antes del concierto de este jueves en La Trastienda Samsung donde presentará su tercer disco Guelã.

–¿Qué lugar le das al encuentro con el público en vivo? 


–Hacer un show hace vivir a las composiciones. Nosotros allí ejecutando y sintiendo aquellos sentimientos junto con el público. Creo que lo más lindo de los conciertos es que unen distintos sentimientos de las personas en una sola alegría. Yo amo hacer shows. Amo. Es lindo reencontrarse con el otro.


–¿Cómo fue el proceso de creación de Guelã? ¿Fue para el lado que querías o aparecieron cosas nuevas que te sorprendieron? 


–Fue un proceso lleno de cosas nuevas. Fui descubriendo nueva música internacional, pasé períodos en Francia conociendo sonidos del mundo, intercambiando con músicos y cantores. Descubrí la guitarra eléctrica y sus pedales. Cambié algunas cosas de mi vida. Busqué el silencio y el silencio te proporciona eso, ves un montón de cosas que no te gustan. Ahí llegó Guelã. Lleno de mis limitaciones. Crudo.


–Tuviste una gran respuesta de la crítica que señaló, sobre todo, una mayor complejidad en las composiciones ¿A qué lo atribuís? 


–Con certeza, a una mayor madurez. Mi primer disco fue compuesto por canciones que hice a lo largo de la adolescencia. Empezando por “Shimbalaiê” que hice a los diez años. Hoy voy por los 30, leo muchos libros, converso con personas. Tengo otros compromisos y responsabilidades, es natural que mi discurso cambie, mi forma de encarar las palabras, mi vocabulario. Yo escribo lo que aprendo y lo que leo.


–¿Creés en las musas? ¿Qué temas te conmueven en estos momentos que te movilizan a crear?


–Sí. Las musas activan sentimientos y pensamientos. Tengo mis musas y mis musos. Todo lo que está vivo me conmueve. Y, sobre todo, me inspiran las personas. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS