"Pinamar será más amigable con el medio ambiente"

Martín Yeza, intendente de esa ciudad costera, cuenta los cambios que se verán en la próxima temporada y confía en tener un buen flujo de turismo durante todo el verano.
3 de Octubre de 2016

Martín Yeza es el intendente más joven del país. El 10 de diciembre asumió su cargo en Pinamar representando al bloque Cambiemos y se convirtió en el primer jefe comunal electo de los últimos ocho años de la ciudad costera que incluye a las localidades de Montecarlo, Ostende, Valeria del Mar y Cariló. “Tengo 30 años y esta responsabilidad no me asusta para nada. Sé que es complicado que sea el sexto intendente de los últimos siete años, pero ni bien juré sabía el trabajo que tenía por delante y el sueño de convertir mi ciudad en una de las más lindas de Argentina es la nafta que me lleva a ponerle mucho empuje y mucha garra a todos los días de trabajo”, dice Yeza, que pasó por Capital Federal para participar de la Feria Internacional de Turismo y contar las novedades de Pinamar para la temporada de verano.

-¿Cómo están preparando a Pinamar para recibir al turismo?

-En Pinamar tenemos una ventaja con respecto a otros destinos de la costa nacional, que es que tenemos una marca nacional instalada en el mercado. Tenemos una capacidad para 220 mil camas y pensando en que somos 40 millones de argentinos, no nos asusta pensar en la posibilidad de que si trabajamos podemos llegar a tener una muy buena temporada con una ocupación semi plena. Parte de la política turística de los últimos años generó positivamente que muchos argentinos puedan conocer el mundo a través de pagos con cuotas sin interés, que es algo hermoso, pero por el otro lado, ya pensando en términos turísticos y pensando al turismo como la tercera industria que mayor volumen de ingreso genera, la fue dinamitando. Para este año es difícil revertir esa tendencia, pero sabemos que en el caso de Pinamar, con la marca que tenemos y la buena memoria que tiene mucha gente respecto a nuestra ciudad, sabemos que la familia va a volver a apostar por Pinamar, con todos los cambios que también comenzamos a implementar.

-¿Cómo cuales?

-El nuevo frente marítimo y la playa. Serán ochenta metros más de ancho de costa. Los balnearios van a estar ochenta metros más atrás, va a haber menos espacio de estacionamiento, pero más playa para disfrutar. Será más amigable con el medio ambiente, más lindo, hecho sobre pilotes de madera y vidriado, ya no sobre estructuras de concreto. Va a haber 20 mil metros cuadrados menos de construcción y 23 balnearios nuevos. Veremos en este primer año con la nueva playa de qué manera la usa la gente.

-¿Los cambios en la economía van a hacer que la gente vuelva a la costa?

-Hay dos cosas ahí. La presión fiscal al sector turístico es alta y eso hace que en los destinos nacionales no terminemos de tener precios tan competitivos. Los tenemos, pero la presión fiscal, y puntalmente el caso de la quita de subsidios al sector energético, complicó un poco todo. Por ejemplo tener una pileta climatizada ahora es muy costoso. Pero también tenemos la tranquilidad de saber que en las ciudades como Pinamar hay precios para todos los gustos, sabemos que todavía hay mucho para avanzar en el terreno de los precios internacionales.

-¿Con qué te encontraste en Pinamar después de tantos cambios de intendentes en los últimos años?

-La particularidad que tiene Pinamar, más allá de que todos los intendentes siempre aducen que han tenido una herencia difícil, como dice la gobernadora o mismo el Presidente, es que soy el sexto intendente en siete años. Al ser el sexto intendente en siete años está el problemón de que hubo mucha falta de conducción, y parte de eso y de la crisis de institucionalidad es la enorme corrupción que se genera en el medio. De lo más difícil fue restablecer la institucionalidad y que la gente se acostumbre a lo que no debería ser una rareza: ahora hay un intendente electo por la gente, algo que no pasaba desde hace ocho años.

-¿Cómo están tratando de evitar los accidentes en cuatriciclos, que se repiten año a año en Pinamar?

-Un nene que se muere te duele en el corazón. Cuando te enterás el primer sentimiento es de tristeza y el segundo es de bronca con el padre. Hay mucho trabajo de concientización por hacer, pero para este año vamos a tener restringido el acceso a la frontera, van a poder ingresar sólo las camionetas 4x4 y vamos a abrir un espacio únicamente de cuatriciclos por un camino alternativo. Allí no van a poder ingresar con menores, para cortar por lo sano. Puede entrar un mayor, no con menores.

-¿Cómo será el circuito nocturno de Pinamar?

-Presenté un proyecto en el Congreso Deliberante porque mi anhelo es que el entretenimiento pase a la Avenida del Mar. Quiero y pienso en una Avenida del Mar en la que haya actividades deportivas nocturnas, que se pueda jugar a la noche al fútbol, al beach volley, y que si hay un partido de polo también se pueda realizar a esa hora. Que haya obras de teatro. Me imagino una Avenida del Mar vibrante, peatonal, con actividades para todos los gustos y también con baile, clases de zumba, yoga. Para todos los gustos.

-Participó de la última reunión de los intendentes con Macri. ¿cómo analiza su gestión y la suya en Pinamar?

-Estuve en la última reunión y tuve la suerte de estar muy cerquita del Presidente. Hay una expresión que utiliza José Martí que dice que el mandato de todo hombre es ser un hombre de su tiempo. Soy militante y como militante que soy y respetuoso de la militancia, pienso que es muy difícil para un militante llegar a ser consejal, llegar a ser intendente, dificilísimo llegar a ser Gobernador y ser presidente está destinado a personas con una cierta personalidad, con capacidad de liderazgo. Por eso soy muy respetuoso de la ex presidenta Cristina, del ex presidente Néstor Kirchner y soy muy respetuoso del actual presidente, al cual admiro. Lo veo como un Gobierno que hizo lo necesario en un momento particular. A veces la sociedad te acompaña más o menos, en este sentido creo que hay un alto porcentaje de argentinos que adhiere y entiende que muchas de las decisiones difíciles que tomó el Gobierno son decisiones que cualquier persona en el fondo de su corazón sabía que debían tomarse y soy muy optimista con respecto a nuestro futuro. En el caso de Pinamar está empezando a verse una recuperación del nivel de inversiones y en el caso de intendencias vecinas sé que hay un movimiento económico que está volviendo a surgir. Más allá de todo y a pesar de que hubo muy malos gobiernos en Argentina, hay que ser muy burro para chocar la calesita de un país tan rico como éste. Creo que Argentina tiene un futuro brillante y que Mauricio va a ser un presidente que al igual que muchos otros va a quedar en la historia por contribuir a ayudarnos en ese camino.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS