Robinho fue condenado a 9 de años de cárcel por violación

Lo resolvió un tribunal de Milán. El futbolista volvió a negar las acusaciones.
23 de Noviembre de 2017

A los 22 años, Robinho firmó un contrato millonario con Real Madrid y tenía el mundo a sus pies. Lo llamaban "El nuevo Pelé", allá por mediados de 2005. También tenía 22 años la denunciante albanesa cuando fue violada por seis hombres en un boliche de Milán, según detalla la sentencia dictada por la sección novena del tribunal de esa ciudad. Uno de esos hombres era Robinho, que en ese 2013 jugaba para AC Milán, luego de haber pasado por Manchester City, Santos y de haber jugado un par de Mundiales con Brasil.

Ahora, con 33 años, Robinho está en Brasil, donde hace goles para Atlético Mineiro. Este jueves, fue condenado a nueve años de cárcel por violencia sexual en grupo.

Según la sentencia, el delantero conoció a la joven en un restaurante de la capital lombarda. Más tarde, se citaron en un boliche, donde el delantero brasileño consumó la violación junto a otras cinco personas. "Abusaron de las condiciones de inferioridad psíquica y física de la persona atacada, que había ingerido sustancias alcohólicas de manera insidiosa y fraudulenta, consistente en ofrecer beber hasta el punto de dejarla inconsciente e incapaz de oponerse", detalla el informe.

Además de la condena, que por el momento no se hará efectiva por ser un fallo de primera instancia, la sentencia señala que la joven deberá ser indemnizada con 60.000 euros.

"Todas las disposiciones legales ya están siendo tomadas acerca de esta decisión en primera instancia", expresó Robinho en un comunicado. El jugador recordó que ya se "defendió de las acusaciones hace algunos años" y afirmó "no tener ninguna participación" en el asunto. La agencia EFE asegura que desde el club Mineiro dijeron que es un "asunto estrictamente personal" y que la entidad "no se va a posicionar" al respecto.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS