Un exitoso ciclo de poesía erótica en Casa Brandon

Su curador es Tomás Litta, poeta. La nueva temporada que comenzó en junio. Además, hay poesía y artes visuales. La próxima convocatoria es este viernes 17 de agosto a las 21. 

15 de Agosto de 2018

Aunque las editoriales son renuentes a publicar poesía, el género ha tenido la potencia necesaria para crear espacios propios, ya sea desde la fundación de editoriales dedicadas específicamente a la poesía, o a través de lecturas que se multiplican en espacios distintos.

Una prueba de esto es El cuerpo expresivo, el ciclo de poesía erótica organizado por Tomás Litta que no sólo llena Casa Brandon, sino que deja gente afuera. Este viernes 17 de agosto a las 21, el encuentro tendrá su segunda edición en ese lugar.

Participarán de la lectura de textos poéticos, además del propio Litta, Walter Lezcano, Malena Saito, Gustavo Yuste, Juliana de Glée. El encuentro, además, tendrá música, ya que se presentará Zero Kill, la banda de Benito Cerati, y Giovi Garbellini, que también participa de la organización del ciclo.  Visuales, por su parte, estará a cargo de Porno Rosa. “Hay una chica que hace dibujos muy lindos y que los va a proyectar”, dice el organizador.

Litta, de 21 años,es estudiante de Letras,  escribe poesía y ha ganado premios en narrativa, por lo que integra diversas antologías. Cuando se le pregunta cómo se dio el salto de un género a otro, explica: “En 2015 asistí a un taller. Llevé mucho de material de narrativa, pero en el taller mucha gente hacía poesía. Me servían la poesía en bandeja y se produjo el cambio.”

 Escribe desde muy chico, hace tiempo participa en ciclos de lecturas poéticas y su espíritu emprendedor lo llevó a crear un espacio autogestivo destinado a la poesía. “Este ciclo –explica- nació en 2016. Yo iba mucho a ciclos de poesía a escuchar otra gente, hice un taller con una profesora que admiraba mucho y comencé a ver qué pasaba en estos espacios donde la gente leía en voz alta, cosa que al principio me sonaba medio raro. Un día sentí la necesidad de leer lo que escribía y como me costó encontrar dónde hacerlo, decidí crear un ciclo propio donde poder leer e invitar a otra gente que escribía y me gustaba, a amigos que hacían música y otros que hacían fotografía. Así hicimos un primer ciclo en un centro cultural donde también hubo una exposición artística de todos. Además organicé ciclos en bares y teatros. El ciclo se llamaba desde un principio como ahora, Cuerpo expresivo, pero aún no se caracterizaba como poesía erótica. Le agregamos esta consigna porque queríamos atrevernos a leer cosas que son un poco tabú, quizá no tanto en el círculo de la lectura de poesía, pero sí fuera de él. Hablé con unos amigos que tenían textos de este tipo y pensé que podíamos leer material que fuera más allá de lo que se lee en general, que podíamos leer textos muy íntimos. Ahí leí por primera vez lo que escribía. El ciclo quedó medio colgado y en el medio me dediqué a otros proyectos. Este año, con la ayuda de una amiga decidí retomarlo. El primer ciclo de esta nueva etapa lo hicimos, como haremos el próximo, en Casa Brandon, donde nos abrieron las puertas porque les gustó la propuesta. La primera fecha superó ampliamente nuestras expectativas. Fue mucha gente, los asistentes superaron la capacidad de la sala y estuvo muy lindo.”

En su doble condición de organizador y poeta, Litta considera que el fenómeno que se da con el género poético que gana día más adeptos pero no entra en la lista de géneros preferidos por las editoriales, quizá se base en un prejuicio. Pero rescata como algo muy positivo el nacimiento de nuevos espacios y ciclos. “La mayoría de ellos –dice- son proyectos autogestivos. No entiendo de dónde puede salir el prejuicio. Me cuesta pensar que haya una mirada prejuiciosa sobre el género, pero nosotros tenemos las mejores expectativas para el próximo encuentro, que es el segundo en Brandon. Además, ya tenemos la fecha y estamos organizando el que haremos en dos meses.”  

Casa Brandon está ubicada en Luis María Drago 236, CABA.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS