"Volvió el hambre a la Argentina"

Cristina Fernández aseguró que "siente al pueblo desamparado y en soledad". Abogó por la unidad con quienes "se sienten en la banca y no se asusten", y volvió a abrirle la puerta a una posible candidatura. Dijo, además: "Hemos vuelto al mundo... hemos vuelto al peor de los mundos".
26 de Mayo de 2017

El día en que se cumplieron 14 años de la asunción de Néstor Kirchner, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner ofreció una prolongada entrevista en la que aseguró que la realidad de la Argentina “me da tristeza; Siento al pueblo desamparado y en soledad”. Además fustigó duramente al gobierno, al que calificó de mentiroso, definió que en el gobierno “hay bandas encontradas”, y volvió a cargar contra la prensa hegemónica, entre muchas otras definiciones de la actualidad.

Empezó la charla recordando cómo asumió su fallecido esposo en el 2003 e hizo un paralelo con el 25 de mayo del Bicentenario “inimaginable siete años antes”. Cristina se emocionó cuando le mostraron imágenes del discurso de Kirchner al asumir y aseguró: “Es muy fuerte ver a la Argentina de ahora comparada con aquella. Pero estamos mejor que ese 25…”, y de inmediato aseguró: “Ahora tenemos la prueba de que una Argentina es posible”. Y dijo: “Hemos vuelto al mundo... hemos vuelto al peor de los mundos”.

El cardenal Mario Poli horas antes había asegurado que la "la inequidad genera violencia". Cristina Fernández aseguró, ante esa referencia: “Era hora que la máxima jerarquía católica se pronunciara sobre que amplios sectores del pueblo viva con indignidad. No hay nada que festejar en un país donde hay despidos todos los días”. Fue concluyente al afirmar: “Volvió el hambre a la Argentina”.

Cristina fue recurrente al mencionar el discurso de Poli y dijo que va a “convocar a la mayor cantidad de los argentinos al reagrupamiento del campo popular, nacional y democrático. Y ayudar a que esto no se desmadre”. Luego definió: “Hay que revisar la deuda. Este gobierno se endeudó más del doble que lo que hizo la dictadura militar”. La ex presidenta relacionó este tema con la problemática que soporta el sistema jubilatorio y auguró que el macrismo apuntará fuertemente contra los jubilados.

Cristina evitó en todo momento enfrentarse con dirigentes de su sector y tampoco se refirió puntualmente a los que no están en el gobierno actual. Aunque sí dijo: “Algunos legisladores del Frente para la Victoria no estuvieron a la altura de las circunstancias”.

Abogó una y otra vez por hablar “de lo que le interesa a la gente, de trabajo, del consumo, de los remedios…” Enfatizó: “Mi rol es que se construya la unidad”. Pero luego avanzó, instando por un “compromiso de que no nos van a correr con cinco tapas de diario o un carpetazo. Necesitamos gente que se siente en la banca y no se asuste. Pueden llamarme (los jueces Claudio) Bonadio, (Julián) Ercolini y mil más a Comdoro Py y no me van a doblar”.

Fue en ese tramo de la charla que aclaró: “Si es necesaria que sea candidata, lo seré. No quiero ser obstáculo. No estoy en esto porque si estoy atrás de un cargo. (…) Hay que construir la unidad. Hay que ponerle límite a este ajuste neoliberal que vive la Argentina”. Insistió también por que se decrete una “emergencia alimentaria, tarifaria y laboral”, advirtió que “necesitamos revertir esta situación”, y dijo, dirigiéndose al gobierno: “No tienen que confrontar conmigo, tienen que confrontar con la realidad”.

CFK fustigó con dureza al macrismo. Señaló que “hay intereses de bandas encontradas en el gobierno" y agregó poco después que "si hubiera sucedido en cualquier otro gobierno hubiera sido tapas escandalosas en diario de todo el mundo”. Resultó insiste al opinar que el macrismo no hizo muchas de las cosas que prometió en campaña. “El macrismo mintió”, reafirmó concretamente. E ironizó: “Muchas cosas que dice el gobierno, son más para el psicólogo que para el análisis político”.

Fue profusa al criticar la actualidad social y mencionó a la economía como “timba” . “En doce años y medio la gente vivió cada vez mejor. En un año y medio la gente vive cada vez peor. Vamos no me digan…”, exclamó con una media sonrisa en la boca, para luego remarcar que “hubo una estafa electoral. No hay que enojarse con los que lo votaron.. Hay que enojarse con los medios de comunicación que la gente”. Fue cuando volvió a emprender con los medios, explicando que el actual gobierno tiene “un blindaje mediático, como una muralla, casi obsceno (…) Hablan de mi y no de Macri que es el que lleva adelante estas políticas… Hay que ver las cosas que le está pasando a la sociedad.”

Insistió además: “ Lo que hicimos nosotros no fue una fantasía. Generamos consumo. Es imposible que una economía crezca sin que haya consumo. Bajando impuestos no se bajan los precios”.

En un momento, incursionó en la política internacional y habló de la problemática de la región. Fue allí cuando llamó “mamarracho, cocoliche” al presidente de Brasil, Michel Temer, sin llamarlo con su nombre.

CFK realizó una entrevista para C5N ante Roberto Navarro, Víctor Hugo Morales, Gustavo Sylvestre y Daniela Ballester. Fue en el Instituto Patria, donde la ex mandataria llegó a las 20:30 con una bandera argentina en la mano y a la voz de “Feliz día de la Patria”, frente a un nutrido grupo que la esperaba en la calle Rodríguez Peña, horas después de que en la ciudad (también en la provincia de Buenos Aires) se viera gran cantidad de carteles con la imagen de Cristina y la leyenda “el sol del 25 viene asomando”, lo que se prestaba para especular sobre su posible candidatura.

Anoche, la pantalla televisiva tuvo alto nivel político, a pesar del feriado. Al atardecer, Sergio Massa y Margarita Stolbizer oficializarán su alianza electoral con un acto en el estadio cerrado Arenas Tortuguitas. Y por el oficialismo, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, estuvo con Alejandro Fantino en Animales Sueltos, pasada la medianoche.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N