Docentes del CBC de la Universidad de Buenos Aires están en alerta porque, aseguran, detrás del lanzamiento de concursos para cargos hay un proyecto que amenaza 4 mil puestos laborales con décadas de antigüedad. la alarma se despertó a partir de la presentación en comisiones del Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires de un “proyecto de reglamento de concursos para auxiliares docentes del CBC”.

El denominado Ciclo Básico Común fue fundado hace 32 años bajo al argumento de que iba a servir para nivelar el ingreso de los estudiantes a las carreras universitarias. Allí revisten hoy aproximadamente 2500 docentes en 4500 cargos que, en su inmensa mayoría (estimada por AGD-UBA en un 98%), se ejercen bajo la modalidad de interinato.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Esta forma de contratación precaria tiene una renovación semestral o anual y es resultado de la ausencia de concursos docentes para el ingreso a la carrera docente formal y la conquista de su estabilidad laboral. De esta forma, existen profesionales que revisten bajo esa categoría transitoria desde hace hasta tres décadas.

El proyecto de resolución, que asegura impulsar concursos para la regulación de esos cargos interinos, es rechazado sin embargo por el gremio docente mayoritario de la UBA. Es que la Asociación Gremial Docente de la UBA (AGD-UBA) -enrolada en la Conaduh- considera que detrás de la promesa de regularización de los cargos existe el riesgo de dejar cesantes a los trabajadores que sostienen hace años esa tarea para cubrir los cargos con docentes afines a la actual gestión universitaria.

Gladys Perri, secretaria General de AGD-CBC, explicó “no se está reconociendo la antigüedad de los docentes, hay compañeros que son interinos hace 32 años. La UBA es la responsable de no cumplir con el debido proceso. En cualquier dependencia estatal después un tiempo de interinato se pasa a la planta.” denunció.

En particular, explica que “a estos docentes les renovaron la designación todos los años porque se supone que sirven. Ahora deciden que hay que mostrar idoneidad. En el CBC hay un sector muy proletario que no recibió la capacitación formal que pesa en los concursos porque trabajó durante años en el CBC, en institutos terciarios y secundarios y no pudieron hacer los cursos que dan puntos.”

Además, denuncian que la Universidad de Buenos Aires es la única a nivel nacional que se niega a suscribir el Convenio Colectivo de Trabajo homologado en 2015 con la firma de todos los gremios universitarios y del Consejo Interuniversitario Nacional, en el que, entre otras conquistas relegadas del gremio de los docentes universitarios, en su artículo 73 dispone “la incorporación a la carrera docente de los docentes que revistan como interinos, y que a la firma del presente convenio tengan cinco años o más de antigüedad en tal condición, en vacantes definitivas de la planta estable”, prohibiendo “(…)que se modifique en detrimento del docente, la situación de revista y/o condiciones de trabajo”.

Daniel Ricci, del gremio ADUBA, aseguró a Tiempo que “como la UBA se retiró de la negociación colectiva firmamos un convenio particular en el que pusimos que la situación de los docentes interinos debe regularizarse en un período de 3 años con un concurso en el que, al menos el 50% de los antecedentes para el cargo, surjan de su antigüedad en ese puesto. No es cerrado pero privilegia a los que tienen cargo. Como hay una irregularidad de la universidad lo que se hace es buscar un concurso lo más cerrado posible. Queremos que dejen de ser docentes interinos donde el contrato se renueva cada 6 meses”.

Perri, retruca que “firmaron un convenio trucho, que no fija posición de la situación del docente interino. AGD no participó porque no nos convocaron. Pero nosotros defendemos el convenio nacional, no uno local. Es como un convenio por empresas, el modelo de la flexibilización laboral”.

La inquietud en la AGD es que “desde nuestro sindicato observamos que en una serie de concursos en el claustro de profesores se advirtió arbitrariedad en la que se dejó afuera a gente que no es afín a la gestión”. Para el caso del CBC, continúa Perri, “el mecanismo de elección de jurados está viciado. Como en el CBC no hay co gobierno entonces hay un esquema de juez y parte porque todo lo decide el director (Jorge), Ferronato que tiene la suma del poder público. Así no hay transparencia”.

Ante los cuestionamientos sobre la transparencia de los concursos, Ricci de ADUBA, declaró que “nosotros fijamos en el CCT de la UBA un veedor sindical para todos los concursos que es nuestra garantía”. 

La asamblea de docentes del CBC de AGD resolvió el pasado sábado “rechazar cualquier llamado a concurso de los cargos actualmente ocupados por docentes interinos del Ciclo Básico y exigir a la UBA la conformación de una mesa de negociación paritaria local para definir los mecanismos de aplicación del art. 73 e impulsar una carta abierta para estudiantes y docentes explicando el porqué de la oposición a los concursos. Además, evaluarán una presentación judicial por incumplimiento del CCT.