Carlos Bianco habla sin pausa y custodiando el mate: el jefe de Gabinete de Axel Kicillof enumera las medidas que se tomaron en estos casi tres meses de gestión. La más importante: evitar el default. Y se defiende de las críticas de la oposición por la falta de «un plan», que se escucharon tras el discurso del gobernador en la apertura de sesiones de la Legislatura. «Tenemos el plan de trabajo más complejo que podríamos haber imaginado, que es reconstruir la Provincia», subraya en diálogo con Tiempo y reitera el diagnóstico que ya tenían en la campaña: que el gobierno de María Eugenia Vidal empeoró todos los problemas estructurales que arrastraba la Provincia.

Bianco habla del presupuesto que enviarán una vez que se reestructure la deuda, del diálogo con la Nación para conseguir más fondos de coparticipación y del plan de seguridad que presentarán. Explica por qué quieren formar parte del negocio de Vaca Muerta, asegura que tienen una excelente relación con los intendentes y atribuye los rumores de malestar a «operaciones de prensa que buscan sembrar cizaña». También cuenta algunos datos curiosos que encontraron durante la auditoría patrimonial como drones y computadoras que no están y el pago de Internet a locales partidarios. «Estamos acumulando pruebas para hacer la denuncia penal», advierte.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–¿Cuál es el resultado de la auditoría sobre bienes que realizaron en el Estado?

–Son múltiples auditorías que se están haciendo en distintas oficinas de la Jefatura y de todo el gobierno. El resultado son muchas irregularidades que tienen que ver con la mala gestión en general y unas cuantas en las que estamos acumulando la prueba para ver si amerita una denuncia penal.

–¿Cómo cuáles?

–Encontramos una factura de servicios de Internet a nombre de la Jefatura de Gabinete con una dirección de Berazategui, pero no hay ninguna oficina provincial allí, sino un Comité Radical. Va de suyo que es una denuncia penal. Lo que nos dijeron informalmente es que les estaban pagando a los comités la conexión de Internet porque habían armado una oficina de recuento de votos. Lo concreto es que hay un reclamo de Telecentro por una «oficina» que es un comité radical. También encontramos facturas por la compra de dos drones, una impresora 3D y 208 computadoras, que no se patrimoniaron y no se sabe dónde están. Sólo encontramos diez de las 208. El resto no sabemos si las mandaron a otro despacho, o se las llevaron a la casa, o montaron una oficina de cómputos en otro lado.

–¿Qué otras irregularidades encontraron?

–Alquilar oficinas en CABA sin ninguna necesidad. El Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU), que se encarga de la urbanización de los barrios, funcionaba en Diagonal Norte y Florida. ¿Por qué tener oficinas en pleno centro de la Capital cuando hay disponibles en La Plata y en el Banco Provincia? Por comodidad, porque no querían venir a La Plata. Parte del trabajo de ser gobernador, jefe de Gabinete, ministro, es venir a La Plata, si no, no te postules. Hacé política en Capital si te querés quedar allá.

–Kicillof abrió las sesiones el lunes y no hizo casi anuncios ni contó qué proyectos de ley va a enviar. ¿Por qué no lo hizo?

–Si bien, a diferencia de lo que hizo el presidente de la Nación, que dijo «voy a presentar este proyecto en el Congreso», Axel hizo un paneo general, sí presentó algunas líneas y contó lo que ya se está haciendo y que forma parte del plan. Lo que digo es que tenemos el plan de trabajo más complejo que podríamos haber imaginado, que es reconstruir la Provincia. Tenemos que reconstruir la Provincia porque el anterior gobierno tuvo un programa que fue destruir la Provincia. Por eso, arrancamos a arreglar las 800 escuelas que tenían riesgo de inicio para el comienzo en tiempo y forma de las clases. Empezamos a reconstruir el tejido productivo, empezamos a articular medidas para cortar la mortandad de pymes y darles un poco de oxígeno. Se congelaron las tarifas, se congelaron los peajes y evitamos el default de la Provincia. Hacer, hicimos muchísimo en estos 87 días de gobierno, y en medio de las condiciones en que dejaron la Provincia, con una deuda con proveedores de 76 mil millones. En toda esta situación me parece que venimos muy bien.

–¿Qué expectativas tienen por la renegociación de la deuda?

–Estamos trabajando coordinadamente y en diálogo permanente con el gobierno nacional. Estamos esperando que se lleve adelante la propuesta y estar en las mismas condiciones que la Nación para negociar con los acreedores. Son fondos que tienen una potencia financiera y económica muchas veces más grandes que los Estados nacionales. No son nenes de pecho, son tipos que tienen… como nos pasó con el bono anterior: si tienen posición bloqueadora, ponen posición bloqueadora. Por eso hay que ser muy cautos. Tenemos la expectativa de que se solucione lo antes posible.

–¿Hay autocrítica sobre lo que pasó con el bono BP21? ¿Podrían haber encarado de otra forma la negociación?

–No, porque el fondo estaba decidido a bloquear y se hizo lo imposible por llegar un acuerdo y no quiso. Será su estrategia financiera, no lloramos ni pataleamos. Hicimos una propuesta razonable que más del 50% de los acreedores aceptaron porque era razonable y el fondo quiso bloquear y bloqueó. Se pagó para no entrar en default, que era lo peor que le podía pasar a la Provincia.

–¿Después de la renegociación se enviará el presupuesto a la Legislatura? ¿Cuáles van a ser los ejes?

–Sí. El Ministerio de Hacienda está trabajando en un bosquejo del presupuesto, pero a trazos gruesos las prioridades son la producción, el empleo, la educación y la salud. Eso se va a reflejar en el presupuesto con el espacio que hay, ya que hay que tener en cuenta que gran parte se destina a salarios, entonces con el margen que nos quede daremos prioridad a esas cuestiones.

–¿Va a incluir endeudamiento?

–No tengo el detalle pero sí o sí tiene que incluir endeudamiento porque, más allá del resultado de la reestructuración, siempre se toma endeudamiento para hacer frente a los vencimientos de capital, no para endeudarte más. Nuestro plan de mediano plazo es desendeudar la Provincia.

–Van a necesitar los votos de la oposición. ¿Cómo van a encarar la negociación?

–Explicando el proyecto en detalle y con todo el tiempo que sea necesario. Para la prórroga de presupuesto fuimos cuatro ministros a explicar a los legisladores cuáles eran las necesidades financieras; con la ley impositiva también.

–¿Cómo quedó el vínculo tras la ley impositiva?

–Cuando había interlocutores claros la cosa fluyó y cuando dejó de haber interlocutores claros, la cosa se empiojó. Entendemos que eso tuvo que ver con el período estival: María Eugenia Vidal y Federico Salvai (exjefe de Gabinete bonaerense), que eran nuestros canales de diálogo, se fueron de vacaciones. Se multiplicaron los canales de diálogo y cada interlocutor decía una cosa distinta. Es muy difícil negociar así. Veremos, no depende de nosotros.

–Kicillof reclamó mayor coparticipación y habló de un reparto injusto comparado con la Ciudad. ¿Ya lo están negociando con Nación?

–Desde hace 20 o 30 años, la Provincia es la más rica y la más pobre a la vez. Nosotros compartimos que debe ser solidaria con el resto pero hoy tenemos los principales bolsones de pobreza y de desempleo. Necesitamos más recursos para hacer frente a esos problemas estructurales y, en ese sentido, se está dialogando con el presidente para ver cuál es la mejor forma de conseguir esos recursos. No estamos diciendo que hay que modificar la coparticipación ni poner un impuesto, estamos diciendo que la Provincia tiene un problema de pobreza serio, estructural, y que necesitamos más recursos para solucionarlo. Y se está trabajando con el gobierno nacional de múltiples formas, pero son negociaciones en curso.

–¿Una de las formas sería que los subsidios al transporte y la electricidad vuelvan a la Nación?

–Sí, por ejemplo. Ahí también hay una situación muy rara del gobierno de Mauricio Macri que quiso ocultarle al FMI el déficit nacional y se lo pasó a la Provincia. Hoy en día, la Nación define de cuánto son los subsidios pero los paga la Provincia. Creo que los tiene que definir y pagar la Provincia pero necesita más recursos para eso.

–¿Cuánto apuestan recaudar con la idea de que la Provincia pase a ser petrolera?

–No es una cuestión estrictamente de recaudación sino de definir una línea de desarrollo de mediano y largo plazo de la Provincia. ¿Por qué? Porque siendo la Provincia la que refina el 80% del petróleo que se produce en la Argentina –que seguramente tendrá una importancia fundamental en el futuro de Vaca Muerta– me parece que necesita una silla en esa mesa política donde se toman definiciones estratégicas del país que afectan a la Provincia como principal provincia productora y consumidora de combustible, no de crudo. Me parece que las posiciones públicas de los gobernadores que ya forman parte de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) muestran que están de acuerdo y sería razonable que lo estén porque es una realidad palpable que la Provincia debe tener un lugar ahí.

–Van a lanzar un plan integral de seguridad en los próximos días. ¿Cuál es el eje central?

–Se está trabajando en eso, se están puliendo los detalles. La idea es coordinar las policías locales y comunales. Hoy hay un desorden importante. La idea es unificar el comando y trabajar en conjunto con los intendentes en una aplicación del servicio de seguridad mucho más eficiente. Somos conscientes de que hay un problema de seguridad, que es un problema estructural y que empeoró con el gobierno anterior.

–¿Cómo es la relación con los intendentes?

–La relación es excelente, yo tengo contacto permanente con ellos por teléfono, porque me vienen a ver o voy a sus distritos. Lo mismo ocurre con el resto de los ministros. Es una relación normal y natural. Sé que hay operaciones de prensa, me parece que lo que quieren hacer es generar cierta cizaña que no existe. Tenemos excelente diálogo con todos. «



— [20200308 Carlos Bianchi pág 12 2] not exists. —