Ante más de 30 empresarios del sector energético en Houston, el presidente Alberto Fernández anunció el envío de un proyecto de ley al Congreso la semana próxima para garantizar seguridad jurídica y «dar certezas a las inversiones para poder explotar el gas» en Vaca Muerta. “La Argentina tiene una enorme oportunidad por lo que hace 10 años atrás Cristina Fernández empezó esta carrera con un acuerdo y ahora tenemos resultados”, resaltó ante un auditorio que lo escuchaba atento.

Según pudo saber Tiempo, el proyecto de ley lo está elaborando el ministro de Economía, Sergio Massa, y no es sólo para la extracción de petróleo de Vaca Muerta sino también para instalar plantas regasificadoras en el la zona. El objetivo es generar valor agregado en el país y no sólo exportar el recurso natural crudo. Además se especificó que esta iniciativa no es la que ya está en el Congreso, conocida como “ley de hidrocarburos”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El presidente les pidió a los y las representantes de las firmas petroleras, pero también de litio y gas, que “inviertan y confíen en la Argentina. Esto debe ser una política de Estado”. Advirtió que su par de Francia, Emmanuel Macron, le comentó su preocupación por la falta de energía como consecuencia de la guerra.

También les dijo que ya “muchas empresas están en Vaca Muerta para sacar el gas para Argentina y el mundo”. “Ya empezó la construcción del gasoducto con el que se espera reducir la importación en dos tercios. Y cuando se termine el segundo tramo, llevaremos el gas a Brasil”, adelantó.

El mandatario agregó que además del gasoducto, Argentina quiere construir plantas que licúen el gas y lo lleven a Europa. “Queremos que aquel punto de arranque -rubricado por Cristina Fernández durante su presidencia- para investigar y desarrollar Vaca Muerta sea renovado”, insistió.

Luego adelantó que la semana próxima concurrirá de nuevo a esta ciudad petrolera de los Estados Unidos Sergio Massa, junto a la secretaria de Energía, Sandra Flavia Royón, y el gobernador de Neuquén que es “de otro signo político”.En ese contexto, anunció el proyecto de ley del que dijo “dará certezas a las inversiones para poder explotar el gas”. “Es la principal política de Estado que Argentina necesita”, enfatizó para finalizar su intervención.

Antes había expuesto su discurso oficial que llevó escrito. Allí les dijo a los posibles inversores e inversoras: “Pongamos Vaca Muerta en números. Después de 10 años de desarrollo y explotación, Vaca Muerta representa hoy el 40 por ciento de la producción total de hidrocarburos de Argentina”.

“Estos avances y las mejoras continuas en la eficiencia y la reducción de costos fueron posibles porque ha habido una apuesta muy fuerte. Una apuesta del Estado argentino y una apuesta fundamental de ustedes. La inversión es notable: 32 mil millones de dólares en diez años. Les mencioné la eficiencia. Bien: el costo de extracción bajó de 93 dólares el barril de petróleo equivalente a poco más de 7 dólares en el lapso de diez años, precisamente cuando comenzaron los mecanismos de promoción”, leyó ante el auditorio.

“Un objetivo central de todo gobierno de un país en desarrollo, como es el caso de Argentina, es trabajar a fin de generar divisas para el desarrollo sostenible del país. No estamos pensando solamente en este año; tampoco estamos pensando en un solo gobierno. La estrategia en energía merece ser cada vez una política de Estado, con aliento y seguridad jurídica. Este año todavía tendremos una balanza comercial energética deficitaria. Pero la estimación de los expertos, públicos y privados por igual, es que rápidamente iremos revirtiendo esta situación y en 2026 llegaremos a un superávit anual estimado de 13 mil millones de dólares. Faltan solo cuatro años”.

“Argentina no necesita una planta de GNL: necesita varias. Sin duda continuaremos en este camino que abarca al Estado nacional y al neuquino, a YPF, a las empresas argentinas y extranjeras y a los sindicatos. Las reservas de gas no convencional alcanzan hoy para 170 años de abastecimiento al mercado doméstico. Pero no tendría sentido sentarnos sobre esa riqueza todo ese tiempo teniendo en cuenta la escasez de gas y las necesidades de la transición energética a escala regional y global. Por eso el gobierno argentino tomó la decisión de hacer los gasoductos que son necesarios para aumentar las exportaciones. YPF anunció recientemente su asociación estratégica con Petronas con vistas al desarrollo de una planta de gas licuado que, en plazo breve, permitirá exportar GNL desde Argentina”, sostuvo.

“Hoy casi toda la producción de gas de Argentina es destinada al mercado interno. Para 2040 el cálculo es que habremos duplicado la producción. Y la mitad de esa producción tendrá como destinos los mercados del mundo. Puntualmente en el caso del litio, nuestro país genera hoy el 8 por ciento de la producción mundial. Con los proyectos ya en desarrollo multiplicaremos diez veces la producción en 2030”, cerró.

El presidente asistió acompañado por la primera dama, Fabiola Yáñez; los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero; y de Seguridad, Aníbal Fernández; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, y el presidente YPF, Pablo González.  

Del evento participaron más de 80 representantes de empresas del sector como YPF, Total Energies, Shell, ExxonMobil, Chevron, Tenaris, Schlumberger, Excelerate Energy, Equinor, Eco2Energies, la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales, y el IAPG.

El Presidente concluyó así su agenda de trabajo en los Estados Unidos, país al que viajó para participar del 77º Período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.