El gobierno de Bolivia impidió en las últimas horas del viernes el ingreso de la delegación argentina integrada por diputados como veedores para las elecciones que se realizan este domingo y retuvo durante horas al diputado Federico Fagioli.

“Legisladores argentinos fueron maltratados al llegar a La Paz para cumplir con sus tareas de veedores de las elecciones del próximo domingo. Es directa responsabilidad del gobierno de facto de @JeanineAnez preservar la integridad de la delegación argentina”, afirmó el presidente Alberto Fernández esta madrugada en su cuenta de Twitter.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El mandatario compartió por la red social el relato del diputado nacional Leonardo Grosso, que integra la delegación argentina, quien contó en su cuenta de Twitter cómo se sucedieron los hechos al llegar anoche a la capital boliviana.

“Fuimos invitados por la Presidenta del Senado de Bolivia, Eva Copa, como veedores de acompañamiento electoral internacional para las elecciones del domingo. Al llegar, pasamos el Aeropuerto de Cochabamba sin ningún problema, pero cuando llegamos a La Paz nos detuvieron”, contó Grosso.

Relató que retuvieron “ilegalmente al diputado nacional Federico Fagioli: ‘Vinimos a velar por la realización de elecciones limpias y en marcos democráticos! Hacemos responsable de nuestra seguridad al gobierno de @JeanineAnez’; indicó Grosso en su publicación.

Por su parte, la Cancillería argentina sostuvo esta madrugada -en un comunicado- que el Gobierno argentino “exige que el gobierno de facto de Jeanine Añez se haga responsable por la detención ilegal” del diputado Fagioli que “viajó al Estado Plurinacional de Bolivia en carácter de veedor de las próximas elecciones”.

También pide que “se responsabilicen por la salud del funcionario de la embajada argentina, Lucas De María, que tuvo un ataque de asma en medio del conflicto”.

Además de Grosso y Fagoli, la delegación argentina que viajó a Bolivia para participar como veedores en los comicios de mañana está integrada por la diputada nacional Paula Penacca y el senador Guillermo Snopek.

Todos ellos “fueron invitados para participar como observadores de las elecciones por la presidenta de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, Eva Copa”, señaló la Cancillería en su comunicado.

Evo Morales repudió los hechos apenas se conoció la información del diputado detenido y el ataque a los legisladores argentinos. 

La noticia, que se conoció a través de las redes sociales, tuvo el repudio de diferentes sectores entre ellos, el de la Izquierda Unida. Nicolás del Caño repudió el hecho a través de su cuenta de Twitter. 

Desde el Frente de Todos emitieron un comunicado, también en repudio. “Una delegación de legisladoras y legisladores argentinos fue invitada por la Presidenta del Senado de Bolivia, Eva Copa, para participar como veedores en las elecciones del domingo. Tramitaron su certificado como veedores de acompañamiento electoral internacional y contaban con toda la documentación migratoria en regla, pero fueron retenidos al llegar a La Paz. El diputado nacional Federico Fagioli fue detenido ilegalmente y no hay garantías sobre la seguridad de la delegación argentina. Exigimos a la dictadura de Jeanine Añez la inmediata liberación del diputado Fagioli, que garantice la seguridad de los integrantes de la delegación y que permita que realicen la tarea de verificación electoral para la que fueron invitados”, expresan. 

Durante la mañana del sábado se convocó a una manifestación frente a la Embajada de Bolivia. “Este es otro claro ejemplo de la avanzada de la derecha sobre las democracias en nuestro continente. Por eso, convocamos hoy a las 9 h a movilizar a la Embajada en la República Argentina del Estado Plurinacional de Bolivia (Corrientes 545) para exigir al gobierno de facto de Jeanine Añez que respete las leyes internacionales y deponga la detención arbitraria de nuestro compañero”, dice el comunicado que convoca a la manifestación.