Los gremios docentes aceptaron este viernes la oferta salarial del 41,8% y sellaron el acuerdo paritario con el gobierno de Axel Kicillof. De este modo, las clases comenzarán con normalidad el próximo miércoles en toda la provincia.

Tras debatir la propuesta con las bases, los gremios FEB, SUTEBA, SADOP, AMET y UDOCBA -que integran el Frente de Unidad Docente- comunicaron la aceptación de la oferta que lleva el salario inicial de los 55.110 pesos actuales a 65.006 en marzo, 71.070 pesos en julio y 78.549 pesos en septiembre.

Tras la paritaria nacional, el gobierno de Axel Kicillof convocó a los sindicatos docentes y les propuso una suba escalonada del 41,8% a pagar en tres cuotas. El primer tramo es del 17% y se pagará en marzo; el segundo es del 11% y se abonará en julio, y el último es del 13,8% y se percibirá en septiembre.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El gobierno también ofreció monitorear la evolución de los salarios en relación con la inflación y reabrir la paritaria en septiembre, en caso de que el índice de precios supere el aumento otorgado. Ambas cláusulas habían sido pedidas por los gremios, que también habían reclamado una «paritaria corta» y volver a discutir en el último tramo del año.

Los sindicatos pusieron la oferta a consideración de sus afiliados y respondieron finalmente este viernes. La FEB realizó un congreso extraordinario que votó al mediodía, mientras que SUTEBA definió en su tradicional plenario de delegados, luego de la consulta a las bases en cada escuela. Lo mismo hicieron SADOP, AMET y UDOCBA con sus respectivos órganos consultivos.

En un comunicado conjunto, los cinco gremios destacaron el acuerdo al que llegaron con el gobierno y señalaron que «apunta a mantener el salario docente por encima del índice de inflación, al tiempo que se continúa con la recomposición progresiva del poder adquisitivo perdido en años anteriores».

También se refirieron a la cláusula de monitoreo y renegociación en los últimos meses del año. «Destacamos la incorporación de dos cláusulas: una que contempla el monitoreo y readecuación del acuerdo que abarca 9 meses y otra que dispone continuar con la discusión salarial el último trimestre año, para seguir recuperando poder adquisitivo».

Ya en el final, los gremios remarcaron que «la unidad de los trabajadores y las trabajadoras de la educación en el Frente de Unidad, es fortalecida con lucha, organización, debate y propuestas para seguir construyendo más derechos y educación pública de calidad».