El ministro de Defensa, Agustín Rossi, y la vicegobernadora de Santa Fe, Alejandra Rodenas, presentaron la candidatura a senadores por esa provincia. Los nombres se lanzaron luego de que el “Chivo” Rossi concurriera a una reunión a Casa Rosada acompañado de dirigentes provinciales.

Es que en las últimas horas se complicó la unidad del Frente de Todos en Santa Fe y las PASO habían aparecido como la manera de saldar las diferencias. No había acuerdo entre el candidato a senador propuesto por el gobernador Omar Perotti y los deseos de la Casa Rosada de ganar en un territorio difícil.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El propio Rossi advirtió este jueves que las PASO “serían una buena forma de superar las diferencias”. De hecho, Tiempo pudo saber que los militantes de la Corriente Nacional de la Militancia ya habían empezado a cargar avales para poder enfrentar dentro de la interna a Roberto Mirabella, propuesto por Perotti para la candidatura a senador. Es que el hombre del gobernador no mide bien y desde Rosada evaluaban jugar a lo seguro y garantizar que entren los dos senadores por la mayoría y no uno por la minoría. La tercera en danza era la senadora María de los Ángeles Sacnun, una de las espadas de CFK en el Senado, quien también quería renovar su banca, pero podría pasar a la lista de diputados.

Según pudo saber Tiempo, se le ofreció a Mirabella pasar a la lista de diputados y despejar la de senadores, en donde el Chivo podría jugar con los dos avales más deseados por los precandidatos: el de Alberto y el de Cristina.

Este jueves por la tarde una delegación de dirigentes santafesinos, encabezados por Rossi, visitó la Casa Rosada, con la esperanza de llegar a algún acuerdo. En el peronismo de Santa Fe no cayó bien que Perotti lanzara la marca Hacemos por Santa Fe, la misma que el lobbysta Guillermo Seita le vendió a Juan Schiaretti en Córdoba e intentó hacer lo mismo con el senador correntino Camau Espínola.

Lo cierto es que la alianza Perotti-Rossi, que convive en la gestión, ya que el ministro de Gobierno de la provincia es Roberto Sukerman, un hombre del Chivo, deberá seguir cohabitando dos años más después de la elección. Por eso, desde el kirchnerismo santafesino se le ofreció el primer lugar a Mirabella, en lugar del diputado provincial Leandro Busatto. Para esa lista, Perotti preferiría al periodista deportivo y actual senador provincial Marcelo Lewandowski. Le sigue, en cualquier caso, la directora de Migraciones, Florencia Carignano, de La Cámpora, mientras que un cuarto lugar iría para el Frente Renovador.