El gobierno nacional salió a buscar los apoyos de los gobernadores propios y de la oposición en pos de sumar votos para sancionar la ley de Presupuesto de manera transversal. De esta manera busca esquivar la negativa planteada desde la cúpula de la oposición, que atraviesa grietas propias.

Este jueves al mediodía, el jefe de Gabinete Juan Manzur y el ministro del Interior Eduardo “Wado” De Pedro recibieron a tres gobernadores peronistas y dos aliados en el Salón de los Escudos, quienes dieron su apoyo a la estrategia nacional. Desde los despachos de Jefatura se mostraron contentos con el apoyo obtenido de parte de los gobernadores.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, del oficialista Frente Cívico, hizo referencia directa a las declaraciones del diputado de Cambiemos Martín Tetaz -quién afirmó que están «a un paso de voltear el Presupuesto»- y dijo que la oposición se está «jactando» de «dejar a las provincias y a sus habitantes con el Presupuesto del año pasado».

Zamora pidió «pensar en la gente primero, antes que la política electoral», e indicó cuáles serían los efectos nocivos de esa situación para su provincia. En el mismo sentido el gobernador catamarqueño, Raúl Jalil, señaló que «el Presupuesto nacional incluye más de 30 nuevas obras para Catamarca en materia de conectividad vial, mejoramientos de servicios básicos de agua y energía, y proyectos de infraestructura que permitan mejorar la productividad y la logística de la provincia».

Por su parte, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino -que se suele mover junto con los oficialismos de turno- manifestó que la aprobación del proyecto de presupuesto nacional «es una responsabilidad para afianzar, respetar y fortalecer la gobernabilidad». «No estoy de acuerdo en que se le quite al gobierno que fuese, en el momento que fuese, la madre de las leyes para gobernar», expresó el mandatario provincial en una conferencia de prensa realizada esta mañana en Casa de Gobierno.

En tanto, el gobernador peronista de La Pampa, Sergio Ziliotto, sostuvo hoy que la posibilidad de un bloqueo opositor a la Ley de Presupuesto en el Congreso «significa un gran perjuicio» para el Gobierno nacional y para las provincias, al tiempo que criticó a la oposición por «poner palos en la rueda».

A su turno, el gobernador también peronista de La Rioja, Ricardo Quintela, dijo este jueves que los mandatarios provinciales están «muy preocupados porque la oposición se ha abroquelado» para dejar al país «sin Presupuesto», lo que significa «algo gravísimo» para quienes conducen los destinos de las distintas jurisdicciones.

Por la tarde, De Pedro fue hasta el Congreso para participar de las negociaciones con los gobernadores opositores, junto con el titular del bloque oficialista, Máximo Kirchner. Es que estas horas son clave para los gobernadores de todos los colores políticos para conseguir obra pública. También están en negociación los subsidios al transporte, cuyo presupuesto aumentó un 70%.

El ministro del Interior también estuvo hablando con gobernadores opositores. Es que la conversación con los bloques opositores se dificultó debido a la alta fragmentación y la falta de autoridades claras. Por eso Wado se agregó a la conversación a los jefes territoriales, aunque no trascendieron nombres.