El hermano del presidente Mauricio Macri, Gianfranco, presentó hoy un escrito al juez Claudio Bonadio y negó cualquier vinculación con el presunto pago de sobornos a funcionarios públicos entre 2003 y 2007 por la concesión de la explotación de autovías y carreteras. “Soy absolutamente ajeno a los hechos presuntamente ilícitos que pudieran reprocharse en esta causa”, afirmó. A su salida de Tribunales sorprendió con una declaración. «Nunca pagué un soborno. Mi papá… no sé», le dijo a una cronista radial que lo interceptó en los tribunales de Comodoro Py.

Gianfranco Macri había sido citado a indagatoria por Bonadio junto con su padre, Franco, quien por razones de salud no se presentó y será evaluado por un equipo del Cuerpo Médico Forense para determinar si está en capacidad de afrontar un proceso judicial.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El hermano del Presidente había pedido postergación, pero el juez se la rechazó, razón por la cual esta mañana, acompañado por su abogado, Ricardo Rosental (el mismo que trabaja para el jefe del Estado) presentó un escrito de 11 páginas al juez y se negó a responder preguntas.

Los Macri están sospechados por la explotación de la autopista Panamericana a través de la empresa Ausol, de la cual Sideco –la firma históricamente vinculada con la familia- era accionista. Pero Gianfranco le dijo al juez mediante el escrito que “a partir del año 2001, es decir, mucho tiempo antes del inicio temporal de los hechos que son objeto de imputación en esta causa (2003 a 2007), la firma Sideco ya no participaba ni en la conducción de los negocios de Ausol, ni en la operatoria de esa compañía”.

Más aún, precisó que “desde ese momento Sideco no ha participado en el Directorio ni en ningún otro órgano de Ausol, ni en asambleas de accionistas de ningún tipo». «Tampoco figuraba como accionista por cuanto su tenencia accionaria pertenecía a un fideicomiso administrado por el Citibank, del cual Sideco era mero beneficiario y fideicomisario, calidad que se mantuvo vigente hasta la venta de esas acciones a la firma Natal Inversiones S.A. en el año 2017”, completó. Esa última operación de venta de acciones también fue judicializada pero, de momento, la familia Macri salió indemne.

Según el hermano presidencial, “Sideco carecía de influencia alguna en Ausol, razón por la cual no ha incidido ni ha podido incidir en ninguna de las decisiones y actos de Ausol y/o de sus funcionarios, representantes, accionistas, fiduciario, actos que tampoco fueron consentidos o ratificados por Sideco”.

En lo personal, Gianfranco Macri aseguró: “nunca estuve vinculado ni como accionista, director, funcionario y/o de cualquier otra forma al Acceso Norte y Ausol”. Se definió como un emprendedor que dedicó la mayor parte de sus actividades al rubro inmobiliario.

“La mención temporal del lapso indicado, es decir, el período que va entre 2001 y 2009, en los cuales me avoqué casi exclusivamente a ese emprendimiento inmobiliario resulta relevante a los efectos de la presente explicación, pues denota que, precisamente en los años en que habrían ocurrido los hechos aquí investigados, no solamente Sideco carecía de influencia en Ausol y el suscripto no ocupaba ningún cargo relacionado con Ausol, sino que, además, yo ni siquiera estaba dedicado a Socma Americana en sí”, argumentó.

“La firma Sideco no es ni ha sido accionista de la sociedad Grupo Concesionario del Oeste S.A., y consecuentemente, el suscripto tampoco ha tenido cargo directivo alguno en la operatoria de la sociedad”, aseguró.

La ronda de indagatorias de esta etapa de la causa se extenderá en principio hasta el 27 de diciembre próximo.