La oposición de Juntos por el Cambio (JXC) buscará debatir este martes una modificación del artículo que establece el mínimo no imponible del Impuesto a los Bienes Personales, iniciativa que ya cuenta con sanción del Senado. La sesión especial convocada para las 14 fue solicitada el viernes por los diputados de JXC, Silvia Lospennato, Cristian Ritondo, Mario Negri, Rodrigo de Loredo, Horacio García Aresca, Juan Manuel López, Carlos Gutiérrez, Enrique Estévez, José Luis Espert y Javier Milei. Se trata de un aumento del mínimo no imponible para Bienes Personales, que elevará el monto de $ 2 millones a $ 6 millones.

El planteo fue impulsado la semana pasada por JXC en el marco de la sesión especial en la que se debatió el Presupuesto 2022, que finalmente fue rechazado por el arco opositor. Se trató de la primera votación no consensuada de la nueva integración de la Cámara, donde la oposición se impuso por 130 a 116 al oficialismo. Además de JXC, votaron a favor de avanzar con el tratamiento del proyecto sobre Bienes Personales el interbloque Federal; Provincias Unidas; los libertarios y el riojano Felipe Álvarez de SER.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Esta modificación permitirá incrementar el mínimo no imponible del impuesto para que una menor cantidad de contribuyentes se encuentre comprendido en el pago de este tributo, destacaron fuentes parlamentarias. El proyecto, que cuenta con sanción del Senado, será debatido previamente a las 13 en la comisión de Presupuesto, que preside Carlos Heller. Al impulsar el debate de este proyecto, Lospennato recordó que «el proyecto en cuestión fue impulsado en el Senado por el oficialista Carlos Caserio y aprobado por unanimidad», remarcó la diputada opositora para fundamentar su pedido.

Desde el oficialismo, el santafesino Germán Martínez planteó que se podían hacer diferentes interpretaciones del reglamento en relación con el articulado por el cual la diputada proponía el emplazamiento, aunque no pudo evitar que se avanzara con la votación de la moción. Fuentes parlamentarias afirmaron que «con esas 130 voluntades, el arco opositor quedó en condiciones de poder alzarse con dictamen de mayoría en la comisión de Presupuesto» y de poder aprobarlo en el plenario, en caso de que no tenga ausencias de algunos legisladores. El proyecto necesita ser convertido en ley antes de fin de año para poder entrar en vigencia, de ahí semejante premura.