Identidades es una propuesta que permite compartir proyectos culturales comunitarios, contenidos y producciones realizados por organizaciones de todo el país. Los contenidos están organizados de acuerdo con los principales ejes de trabajo de organizaciones y colectivos de la cultura comunitaria. Ellos son: Territoriales, experiencias de trabajo colectivo, luchas y construcciones comunitarias, proyectos de economía social y popular. Diversxs, proyectos y experiencias con perspectiva de género, activismos LGTB+, educación sexual integral. En la Memoria, construcción colectiva  de la memoria histórica. Experiencias de luchas por Memoria, Verdad y Justicia y por el acceso a nuevos derechos. Raíces, producciones y experiencias que ponen en valor el saber de comunidades indígenas, cultura afro, colectividades inmigrantes. En Movimiento, producciones de trabajos colectivos y expresiones teatrales, deportivas y artísticas, de las corporalidades. Radio, contenidos sonoros y producciones colectivas para radios comunitarias. Relatos, proyectos narrativos y experimentales, literarios, fotográficos y cinematográficos. Musicales, producciones musicales solistas y grupales vinculadas a organizaciones comunitarias. Caja de herramientas, recursos didácticos, lúdicos y experiencias educativas comunitarias. 

Gianni Buono, director Nacional de Diversidad Cultural Comunitaria del Ministerio de Cultura dependiente de la Secretaría de Gestión Cultural y María Cabrejas, coordinadora de Comunicación y responsable del sitio Identidades dialogaron con Tiempo Argentino acerca de este proyecto que es un espacio de encuentro de la diversidad cultural del territorio argentino. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

-¿En qué consiste exactamente el sitio Identidades?

Gianni Buono: Desde  la Dirección encaramos la propuesta de crear un portal, un sitio dedicado al sector comunitario de la cultura. El proyecto surge a partir de la vocación que tiene esta Dirección de trabajar con todo el entramado de espacios de organizaciones comunitarias de la cultura,  que ya tiene un antecedente  en la red Puntos de Cultura que cumple diez años.  Muchas veces tienen un volumen muy alto de trabajo territorial, diversidad muy rica en cuanto a las formas de encarar el trabajo cultural, a las vertientes tanto artísticas como de otra índole, porque nosotros entendemos que lo cultural es más amplio que lo artístico ya que implica muchas tareas que llevan adelante estas organizaciones y que el año pasado se duplicó en integrantes. La red tenía más de 800 organizaciones y pasó a tener más de 1700. La idea es que ese sector, parado fuertemente desde la red de Puntos de Cultura pero aspirando a incluir a todos los protagonistas de la cultura comunitaria, tanto trabajadores como organizaciones, puedan tener un portal donde visibilizar su quehacer, interactuar y enriquecerse con las producciones de las otras organizaciones comunitarias de la cultura. Esto es solo un inicio. Nosotros creemos que hemos sentado las bases para que a partir de ahora esto empiece a motorizarse con mayor volumen y mayor cantidad de contenido, pero para nosotros es un nacimiento muy auspicioso que se presentó hace unos pocos días desde el Ministerio.

-La red de Puntos de Cultura se implementó durante la gestión del secretario de Cultura Jorge Coscia que fueron tomados de un modelo de Brasil. ¿Es así?

María Cabrejas: -Sí, allí empezó.

GB: -Sí, se tomó de un modelo de Brasil que propone una dinámica bastante horizontal  en la articulación del trabajo en red, en el cual las políticas públicas asisten a las organizaciones dese su propia identidad,  desde su propia construcción territorial y desde s propio quehacer cultura loca, sin pretender adaptarlas a necesidades ajenas, sino a partir de su propio andamiaje de trabajo. En este sentido se otorgan subsidios a proyectos que presentan las organizaciones y cada organización que se incorpora a través del otorgamiento de ese subsidio pasa a formar parte de las redes.  Luego siguen participando de otras actividades como son áreas específicas de formación, coordinación de contenidos, articulación de encuentros, muchos eventos que realiza el Programa que son bien horizontales  y regionales. 

-¿De qué modo incidió la pandemia en este programa? Me refiero a impuso restricciones de todo tipo, empezando por las económicas. 

GB: -El año pasado hubo una inversión récord. El ministro entendió que esa era  una herramienta de llegada muy directa al sector comunitario y a la sociedad, porque entendemos que las organizaciones comunitarias expresan muy fuertemente las necesidades  de los sectores populares. Por eso el ministro de Cultura determinó que a través de Puntos de Cultura se multiplicara la asistencia a los proyectos que, por la pandemia, se presentaron en gran cantidad. Se fue ampliando y se destinaron 205 millones de pesos al sector comunitario a partir de este programa.  Con el Ministro y con el Secretario del Gestión Cultural se determinó que había que visibilizarlo más y, además,  enfrentamos una necesidad que nos dio el contexto y que es que todas las organizaciones tenían que mutar o por lo menos complementar parte de su quehacer en el formato digital. Las ventanas del Ministerio resultaban exiguas para mostrar todos esos contenidos y allí comenzamos a trabajar con María Cabrejas en el diseño de una plataforma que visibilice ese trabajo, que articule de manera más directa los contenidos que ellos producen y que los asista, que se den herramientas y capacitaciones que puedan mejorar su productividad.  

-¿Esto podría ser considerado como una ampliación de lo que fueron los Puntos de Cultura?

-No necesariamente.  Surge del programa Puntos porque tiene un gran federalismo, una gran representatividad en las líneas de trabajo que están expresadas en gran parte en la línea de Identidades, pero sabemos que hay una gran cantidad de protagonistas que no están contenidos por ese programa a los cuales el Ministerio tiene que darles políticas públicas. Y alentar la visibilización es una política pública muy necesaria para el sector comunitario, pero en el futuro vamos a trabajar con líneas de asistencia para que puedan presentar contenidos y realizarse más allá de que estén o no en Puntos de Cultura.

MC: -En los encuentros que se fueron realizando en la nueva gestión, varios de los cuales se hicieron en Tecnópolis, pero muchos otros se realizaron regionalmente con la visita del ministro Tristán Bauer y con el Programa Puntos de Cultura,  una de las cosas que expresaban los integrantes de Puntos de Cultura era la necesidad de compartir sus proyectos, sean contenidos radiales o audiovisuales, o simplemente la información de lo que se estaba haciendo. Eso se suma a una cantidad de materiales que producen otras organizaciones que no son Puntos de Cultura,  pero que también forman parte del entramado territorial y muchos organismos del Estado, de hecho programas que funcionan dentro del Ministerio de Cultura, cuyos trabajadores producen contenidos, tutoriales, talleres. No existía una herramienta para juntarlos. Tal vez las organizaciones lo publican en sus propias redes, por eso la idea era amplificar las ventanas para que se conozcan esos materiales. Algunos de ellos no son nuevos, pero siguen teniendo  valor e incluirlos en Identidades es una  manera de ponerlos nuevamente a disposición. 

GB:-Un comentario adicional: se está produciendo una articulación con muchos otros organismos del Estado que también han producido, sobre todo cuando se invertía en la comunicación de las políticas públicas y en los contenidos, que no fue el caso del gobierno saliente.  Hay una acumulación de inversión tanto de producción audiovisual como de las radios comunitarias. Y por eso estamos articulando con organismos del Estado como el Enacom, el INCAA, el Ministerio de Desarrollo de la Nación, Radio Nacional, Defensoría del Público y otros que tienen interlocución con muchos de estos actores. Lo que hacemos entonces es energizar esos recursos para que el Estado también visibilice su trabajo.

-¿Podrían bajar toda esta información en un ejemplo concreto? Por ejemplo, si alguien vive en Jujuy y tiene determinada aspiración artística o cultural, de qué forma la canaliza,  a quién recurre. 

MC: Lo que está en Identidades hasta el día del lanzamiento son contenidos relacionados con los organismos que acaba de nombrar Gianni,  Puntos de Cultura y algunas organizaciones con las que veníamos trabajando en otro tipo de articulaciones y fueron acercándonos los contenidos. A partir del lanzamiento empezamos a recibir un montón de propuestas de organizaciones con las que no teníamos vínculo. La participación es sencilla, se hace a través de un mail que está en la página, completando un formulario, etc. Los contenidos están publicados por su sinopsis, por su origen, por provincias, por quién lo organizó y, algo que es muy importante para Identidades es que todo el material que está subido tiene las redes sociales y el contacto de sus realizadores. De esta forma intentamos que se sigan generando redes. Nosotros facilitamos una vidriera. La idea es que quien quiera un contenido se ponga en contacto con quien lo hizo para pedírselo, para articular con esa organización, es decir, para que, a través de esta vidriera que el Ministerio de Cultura pone a disposición se sigan articulando proyectos. De este modo un día vas a poder encontrar desde un hip hop Mbya guaraní que realiza una comunidad que está muy alejada, en Puerto Iguazú y que es un proyecto intercultural, vas a poder escuchar un concierto que es un homenaje sinfónico a los Redonditos de Ricota que hizo un coro de  una universidad nacional junto con una orquesta facilitado por un programa del Estado. Vas a poder encontrar también un coro o una orquesta de algún programa del Ministerio de Cultura con las orquestas Chazarreta y todo el trabajo que hacen de videos colaborativos, sobre todo durante la pandemia. Vas a poder encontrar  documentales, institucionales en los que una organización cuenta quiénes son y cómo se convirtieron en una organización, cómo hicieron la lucha por su territorio, cómo se organizaron, cómo surgieron las radios.

GB: -Además de una vidriera, María también genera herramientas de capacitación, lo que no dice porque es muy modesta. Por ejemplo, ahora se está realizando un taller de podcast para organizaciones comunitarias de las cuales muchas son Puntos de Cultura que quizá no tienen la capacidad para comunicar sus acciones. Por eso es importante que tengan una herramienta más económica para los soportes radiales, para las radios comunitarias y otras radios, porque Radio Nacional puede tomar algo de estos contenidos. También es un lugar donde se  realizan intercambios y desde donde vamos a ofrecer capacitaciones específicas.

-¿El Ministerio de Cultura participa de todas estas producciones de contenidos  ya sea capacitando o dando  un subsidio?

GB: -No, la única participación que tiene siempre es la de la ventana. En algunos casos esa ventana va acompañada de alguna política interna del Ministerio que tiene siempre presupuesto asignado para ese fin. En otros casos son organizaciones comunitarias que se han hecho autogestivas,  han conseguido fondos de otros lugares, han realizado sus tareas y las quieren mostrar y la puerta de ingreso al Ministerio es la posibilidad de articular otras políticas públicas. Para nosotros también  es muy importante conocer los intereses y capacidades de estas organizaciones comunitarias. Por eso creo que está muy bien que el proyecto se llame Identidades por la diversidad cultural del territorio nacional que muchas veces la brecha digital no permite conocer en profundidad y hoy estamos empeñados en llegar a ellas. 

MC: -El día del lanzamiento habló el ministro Tristán Bauer, habló Gianni y el secretario de Gestión Cultural de la Nación, Maximiliano Uceda. Una del as cosas que dijo, que me parece central, es que la cultura existe independientemente de la intervención que tenga el Estado, las comunidades generancultura, generan proyectos y una de las funciones es ayudar a visibilizar eso que ya existe. Lo que sucede muchas veces con las organizaciones comunitarias, con los productores y productoras independientes  de contenidos radiales y audiovisuales es que lo que hacen no tiene ventanas  o tiene pocas.  Esto es darle otra oportunidad a ese contenido valioso para que lo vean más personas.  El 11 de mayo fue el Día del Himno nacional. Nosotros tenemos subidas dos versiones hermosas que son comunitarias, una hecha por una Orquesta Chazarreta, La casita de los pibes, y otra que es una versión intercultural que hizo con mucho esfuerzo un coro de Còrdoba junto con escuelas interculturales bilingües de Argentina hace varios años. Esa versión hermosa no había llegado a casi ningún lado. Ahora nos dieron un tutorial para que los docentes de escuelas puedan llevar a cabo esa versión. Eso, que ya existía, ahora tiene una nueva oportunidad de circulación y de que más personas la conozcan, la disfruten, la usen, se inspiren y se les ocurran nuevos proyectos. 

-¿Esta plataforma es sólo proyectos comunitarios?

GB: -Hay expresiones que pueden estar sintetizadas por una persona  pero claramente tienen que tener que ver con el acervo cultural comunitario en el sentido de los intereses culturales populares. Y no solo artísticos, porque la cultura no es la sumatoria de las acciones artísticas como muchas veces se trata de comunicar. La cultura se expresa en la cotidianeidad de las comunidades de diversas formas y, en este sentido, un ejemplo es la cultura de la solidaridad que se vio muy empujada por la necesidad  el en el contexto de la pandemia. Las organizaciones comunitarias tiene mucho que enseñarle al resto del a sociedad, porque han sido una de las ventanas de contención y de resolución de las problemáticas de la cotidianeidad. Es probable que alguna se haya dedicado a alguna acción artística, pero no es su rol esencial como organización comunitaria. En este sentido, la cultura comunitaria y la cultura de la solidaridad son dos cuestiones que tenemos que poner sobre la mesa y de las que tenemos que aprender. Como Estado tenemos que aprender de esa diversidad que tienen las organizaciones comunitarias para que las políticas públicas lleguen a cubrir de mejor manera las necesidades que nuestro pueblo demanda.

MC: -Esas formas de hacer en la organización popular, es decir, cómo lo hicieron, cómo lo crearon, son inspiradoras para otros grupos que están organizándose. También está lo que se llama patrimonio cultural inmaterial que son esas prácticas que no se pueden poner en un museo, pero que son formas de hacer, son saberes, son usos que tienen las comunidades y que se transmiten de generación en generación. En Identidades, el Instituto de Cultura del Chaco habla de eso. También hay varios materiales que tienen que ver con la semilla, con la medicina natural. Lo que emociona de Identidades es ver cómo el trabajar colectivamente genera siempre una salida. Son cientos de experiencias de colectivos que coordinados y de acuerdo salen adelante. Esa es también la idea que nos baja nuestro presidente, la de que nadie se salva solo. 

Cada uno de los contenidos se encuentra disponible en identidades.cultura.gob.ar