La empresa argentina de Investigación Aplicada (INVAP) celebra su aniversario 45º y para la ocasión lanza un Concurso de Escultura de alcance nacional que tendrá un premio de 7 millones de pesos. Pueden participar de él argentinos y argentinas y también extranjeros con tres años de residencia en el país.

Hay tiempo hasta el 17 de diciembre para presentar los proyectos de la obra que será emplazada en el predio de la sede central  de la empresa. Se caracterizará, entre otras cosas, por su gran altura que hará que pueda ser vista también desde afuera del predio.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Marcos Radicella, responsable de Comunicación de la empresa, dialogó con Tiempo Argentino sobre las particularidades de la convocatoria y las expectativas en relación con la obra que resulte ganadora.

-¿Podrías sintetizar qué es INVAP?

-Es una empresa argentina de desarrollo de tecnología que centra sus actividades en las áreas Nuclear, Espacial, Defensa, Seguridad,  Ambiente y Sistemas Médicos. Desarrolla proyectos tecnológicos complejos y es referente en esto a nivel mundial. A esta altura, con su propio desarrollo es protagonista del desarrollo del país.

-El concurso de escultura que lanzó tiene que ver con que cumple 45 años. ¿Es así?

-Sí, es así,  el concurso está enmarcado precisamente con un festejo que tiene que ver con sus 45 años.

-Entiendo que la remuneración de este concurso es muy importante, ya que se otorgan 7 millones de pesos.

-Sí, es importante aclarar que ese monto implica el presupuesto para la realización de la obra y la asignación del premio. La obra tendrá que tener grandes dimensiones, más de seis metros, porque la idea es que sea visible desde afuera del predio. Estará ubicada dentro de él, cerca de la entrada de la sede central de INVAP. La construcción de una obra con esas características está contemplada en el valor del premio.

-¿Los postulantes, entonces, deben presentar un boceto escultórico para la construcción de esa obra?

-Es algo más que un boceto, es un proyecto, porque tiene que incluir el detalle de los materiales, debe tener determinadas características por el lugar de emplazamiento es decir, debe contemplar las inclemencias climáticas de la región ya que va a estar a la intemperie, y debe apoyarse en una serie de cálculos estructurales para emplazar una obra de esa altura. Por eso, si bien el concurso está orientado fundamentalmente a artistas visuales, se han interesado también arquitectos y arquitectas, porque es común que estos profesionales  tengan experiencia en este tipo de obra.

-¿Por qué pensaron en una escultura y no en otro tipo de pieza?

-Nos parece que es algo innovador. Pensamos que sería interesante la sede central de INVAP tenga un símbolo. Tiene un parque realmente muy bonito y nos imaginamos que una escultura puede “vestirlo”, adornarlo. Pero, fundamentalmente, detrás de esta elección está la idea de conjugar arte, ciencia y tecnología. Nos parece algo novedoso y consideramos que se puede transformar en un atractivo no solo para INVAP que es una institución que visitan más de 5000 personas al año, sino también para la ciudad. San Carlos de Bariloche es una ciudad turística relevante y sería muy lindo que pudiera contar con otro atractivo como puede serlo una obra de arte de las características que mencioné.

– ¿Además de la de Bariloche INVAP tiene también otras sedes?

-Sí, su sede central está en Bariloche, donde concentra la mayor parte de sus actividades. De los 1.300 empleados que trabajan en otros puntos del país, cerca de 1.000 lo hacen en Bariloche. Es un lugar muy importante y el predio, que está sobre la ruta, es  un paso obligado para cualquier persona que ingresa de la ciudad o egresa de ella.

-¿Dónde se pueden consultar las bases del premio?

-Hay un sitio web específico que es https://www.invap.com.ar/concurso-de-escultura/ pero en la página web del INVAP hay un gran banner que lleva directamente a las bases.

-¿Cuándo se cierra la convocatoria?

-Hasta el 17 de diciembre hay tiempo para presentar proyectos. En esa página también se indica cómo presentarlos. La convocatoria está abierta a argentinos y argentinas y a residentes extranjeros con más de 3 años en el país. La presentación de los proyectos puede ser individual o colectiva, porque consideramos que este proyecto que requiere más de una mirada es una buena oportunidad para juntar esfuerzos y hacer una presentación multidisciplinaria. Todas las personas interesadas en participar del concurso pueden acercarse y conocer la empresa, su lugar de emplazamiento. Con gusto les haremos una visita guiada para que comprendan con mayor profundidad cuál es el objetivo del concurso. Es importante resaltar que este concurso es un homenaje al grupo fundador de Invap liderado por Conrado Varotto. La empresa surge al abrigo de la Comisión Nacional de Energía Atómica en el Centro Atómico de Bariloche. Y surge con una serie de valores que hoy siguen vigentes y que nos parecen muy relevantes. Tienen que ver con la integridad, la audacia, la innovación, el trabajo en equipo, el compromiso con el país y, fundamentalmente, con la apuesta al talento nacional. El talento y las capacidades constituyen la columna vertebral de INVAP. Sin esa apuesta al talento nacional, el proyecto no hubiera sido posible.

-¿Cómo estará integrado el jurado del concurso?

-El jurado está compuesto por escultores de reconocida trayectoria, un crítico de arte y dos representantes de INVAP, uno de los cuales es Verónica Garea, presidenta de la Fundación INVAP, y yo soy el responsable de comunicación.

-¿El o los ganadores del concurso tienen un tiempo específico para concluir su obra?

-Está estipulado que la inauguración de la obra se haga en septiembre de 2022 cuando se cumple un año del lanzamiento de esta propuesta.

-¿Cómo sintetizarías el espíritu del concurso?

-Como la búsqueda de un símbolo que hable del futuro de INVAP pero que, a su vez, sea un homenaje a quienes fundaron esta empresa, que tuvieron una visión de futuro realmente singular, porque en el momento en que plantearon su nacimiento pensar que la empresa iba a ser capaz de construir reactores  nucleares en otras partes del mundo, producir satélites, hacer centros de medicina nuclear en otros países era algo inimaginable. Sin embargo, la apuesta al talento y la audacia que tuvieron fue admirable y ojalá continúe signando el futuro de la empresa.