Los puentes entre la política y el fútbol en Argentina cada vez se vuelven más evidentes, no sólo porque Alberto Fernández hubiera preferido acaso ser Marcelo Pontiroli, un arquero de Argentinos Juniors, su club, antes que presidente de la Nación. La lista de políticos que aprovecharon la popularidad del fútbol como trampolín para aparecer en boletas electorales es extensa: Carlos Mac Allister, Claudio Morresi, Antonio Rattín o hasta el árbitro mundialista Héctor Baldassi. Pero hay un listado de personajes del tablero político a los que se los conoce más por su trayectoria en la función pública que por haber tenido un pasado escondido en el fútbol.

Son pocos los que saben que el expresidente Arturo Frondizi jugó como marcador central hasta la Cuarta División en Almagro, desde 1920 a 1926. A los 18 años, una lesión en el brazo alejó al back derecho Frondizi de las canchas. Y ahí fue que el futuro de abogado se impuso al del futbolista, aunque no se alejó de Almagro, club que en esa época atraía a muchos de los radicales. “Frondizi era un defensor duro, firme, más fuerte que hábil y que recurría a la infracción si algún delantero adversario lograba eludirlo”, lo describe el periodista Ariel Scher en su libro La Patria Deportista. Además de su estilo rudo, llamaba la atención por jugar con una boina. Frondizi era hincha de Boca y futbolero: en algunas crónicas de la histórica reunión que tuvo en 1961 con Ernesto Guevara en la Quinta de Olivos destacan que entre el temario urgente de aquel contexto histórico se coló Rosario Central, el club del Che.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

No hay antecedentes de otro presidente argentino federado en fútbol. Aunque seis décadas después, en la política actual también hay algunos dirigentes que esconden en la letra chica de su currículum una pelota en sus pies.



Diego Valenzuela

Intendente de Tres de Febrero

...

Asumió en 2015 y desplazó tras 24 años a Hugo Curto. Es un hombre inquieto: licenciado en Economía y magíster en Historia, escribió libros sobre historia argentina y construyó un largo recorrido en los medios. Lo que quizá no se conoce del cambiemita es su antecedente como mediocampista: pasó por las inferiores de Vélez y Platense. Pese a sus buenas condiciones, su carrera en Vélez fue corta: categoría 70, peleaba el puesto con Diego Simeone. Sí, el Cholo. En esa Novena también se destacaban en el medio Marcelo “Negro” Gómez y Roberto “Tito” Pompei, campeones del mundo con Vélez en 1994. “Hice banco, entraba unos minutos. Y en Octava el panorama era similar, así que me fui a Platense”, contó Valenzuela a IAM Noticias. En Platense jugó un año, y luego se dedicó al estudio. Aún guarda un buen recuerdo aquel pibe que lo relegaba al banco, actual DT del Atlético de Madrid: “Era el capitán, con la misma personalidad que luego lo destacó como jugador y como técnico”.



Javier Milei

Economista y candidato

...

Hubo una tarde de 1986 en la que Javier Milei creyó que su destino estaba debajo de los tres palos: con edad de Séptima -16 años-, fue el héroe de una victoria 2-1 de Chacarita ante River, en la cancha auxiliar del Monumental. “Me atajé todo. Y los dos goles llegaron de pelotazos largos míos”, dice el economista mediático que ya lanzó su candidatura para 2023. Se autodefine como un arquero volador, con personalidad: “No era demasiado alto, pero tenía buena fuerza de piernas porque entraba seis horas diarias”. Milei también lleva la meritocracia al arco, pese a que su carrera la hizo en un equipo fundado por anarquistas. Al club de San Martín entró en Novena y llegó a ser parte del plantel de Primera. Jugó algunos amistosos hasta que una fractura en el maxilar le cortó la carrera en 1989. Unos años antes estuvo a prueba en San Lorenzo, cuando el entrenador era el serbio Bora Milutinović y el arquero José Luis Chilavert. En la Ciudad Deportiva lo recuerdan como un arquero que no paraba de gritar, lo que aún practica, aunque ya sin guantes.



Carlos Castagneto

Diputado Nacional

...

La carrera en el arco del diputado nacional Carlos Castagneto es reconocida, aunque se destaca más su trayectoria política. Cuidó los palos de Gimnasia La Plata, Defensores de Belgrano, Quilmes, Temperley, San Lorenzo, Bucaramanga (Colombia), Guaraní (Paraguay), Sporting Cristal (Perú) y Deportes La Serena (Chile). Su punto más alto fue el ascenso con el Lobo en 1984, en la final ante Racing, un partido que provocó que Néstor Kirchner faltara a la cena familiar de fin de año para evitar cruzarse con su suegra Ofelia Wilhelm, fanática de Gimnasia. En San Lorenzo jugó apenas ocho partidos en 1988: en una goleada por 6 a 3 a Vélez, en Liniers, le marcó un gol de penal el exdiputado Morresi. Militante peronista desde el secundario, dejó el fútbol a los 32 años y ejerció su profesión de contador en la función pública. A partir de 2003 ganó terreno dentro del Ministerio de Desarrollo Social. Fue candidato a presidente de Gimnasia con Ofelia y también a intendente de La Plata. En 2015 fue electo diputado y en 2019, con el Frente de Todos, renovó su banca.



Waldo Wolff

Diputado Nacional

...

La trilogía de los arqueros y la política la cierra el diputado Waldo Wolff, que se puso el buzo de Ituzaingó y Atlanta. En algunas de las páginas partidarias del Bohemio aún lo recuerdan como uno de los arqueros con mejor efectividad. Pero no tuvo suerte: en 1993 Canal 13 anunció que empezaría a transmitir la Primera B y justo el primer partido fue una goleada 5-0 de Los Andes a Atlanta. Ya retirado como arquero profesional, su carrera amateur en el arco continuó en campeonatos organizados por la comunidad judía: fue parte de la selección argentina que ganó las Macabeadas, una especie de Juegos Olímpicos para instituciones deportivas de la colectividad. Además, a los 45 años se consagró como el mejor arquero de la categoría Juniors A en el torneo de la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA). Su talento parece ser hereditario: su hijo Marco ataja en Tigre. Tras 42 partidos en la Reserva del Matador, le llegó el debut en febrero de este año, por la Copa Libertadores: fue derrota 2-0 ante Bolívar en la altura de La Paz.

Hernán Pérez Araujo

Diputado Nacional

...

“¡Eh, no nos ganes que mañana te tenemos que ir a votar!”, escuchó Hernán Pérez Araujo el sábado 10 de agosto del año pasado. Unión de General Campos visitaba a General Acha y su entrenador era la cabeza de la lista de candidatos a diputados de La Pampa por el Frente de Todos. Ese 2019 terminó de una manera soñada para Pérez Araujo: asumió en el Congreso y se consagró campeón pampeano, el segundo título en la historia para el club de su pueblo de 1200 habitantes. Y con un agregado: la final se la ganó a Deportivo Mac Allister, el club que fundó el macrista Carlos Mac Allister. “No soy un entrenador que llegó a diputado. Soy un diputado que es entrenador”, se define Pérez Araujo, que en su despacho en el Congreso colgó las tapas de los diarios del campeón. También tiene su pasado como volante: jugó en Unión hasta que se mudó a La Plata para estudiar Derecho. “Juego con el clásico 4-4-2. Tenemos a Mugabure, que jugó en Ferro y Dorados de México. Es zurdo y enganche, pero le pido que arranque por izquierda para no desarmar el doble cinco”. Durante la semana, un ayudante lleva los entrenamientos. Pérez Araujo aparece para la práctica de fútbol de los viernes y los partidos. No faltó nunca, aunque por la pandemia casi no disfrutó la doble función de DT y diputado: apenas se jugó una fecha, en marzo. “Y ganamos”.