-¿A dónde lo han traído a mi hijo?

Don Diego mira por la ventanilla del auto las calles de Napoli, destino de salida del glamour de Barcelona en 1984. “Esto -dice Diego Maradona, que vuelve a los orígenes- me hace acordar a Argentinos Juniors”. Son apenas un par de llaves que abren las puertas de Enamorado estoy, una mini serie web documental producida por Matías Pelliccioni, Patricio Puyó y Adrián Clerici (Ho visto!), cuyo primer capítulo se estrenó el 30 de octubre, último cumpleaños de Diego. En un viaje a Napoli a mediados de 2019, Pelliccioni y Clerici registraron material audiovisual de la ciudad, entrevistaron hinchas, vivieron un partido ante Inter en el estadio San Paolo (hoy renombrado Diego Maradona), visitaron barrios pesados y museos ocultos. El fin: aproximarse como argentinos al corazón de la ciudad que ama a Diego.

“Maradona le dio a la gente el permiso de soñar -dice la periodista Sabrina Uccello en Enamorado estoy-. Cuando llegó dijo que quería ser el héroe de los niños pobres napolitanos. Diego fue un Dios en la cancha y un ser humano afuera”. Este 25 de diciembre, a un mes de su muerte, como regalo de Navidad, se estrenó el segundo capítulo, “Desde las tribunas”. En el camino a la cancha, un taxista ya los pone en clima con un relato cargado de magia. “Si vos ves a Jesús, ¿te da un infarto, no? -les pregunta- Si ves a Maradona es lo mismo”. Ya en el núcleo de la tribuna, dos ultras les quitan el celular con el que graban. “Somos argentinos -les cuentan Pelliccioni y Clerici-. Es para un homenaje a Diego”. Y los ultras les devuelven el celular y los ubican en un lugar privilegiado de la Curva B.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“El viaje nació de la curiosidad de entender qué era Maradona para Napoli”, dice Pelliccioni, periodista en TyC Sports, quien lo entrevistó cuando era entrenador de Gimnasia La Plata, en el programa Líbero. “Y la respuesta -continúa- es que Maradona es Napoli y Napoli es Maradona. Es el motor económico y turístico de la ciudad. El tema de conversación en los bares, el mural en cada esquina, el póster en cada local. La inspiración en cada pibe que juega a la pelota en cualquier barrio. Es el equipo, que ha tenido mayor trascendencia después de Diego, que los puso a la altura de los que se creían superiores en Italia. Maradona, en síntesis, es el que les dio los días más felices a Napoli”.

Enamorado estoy refresca historias y leyendas de los siete años de Maradona en Napoli. Pero incluye a nuevas generaciones. Le da contexto a la lucha entre el Norte y el Sur de Italia, entrega referencias renovadas del fenómeno sociopolítico que despertó el “argentino por error”, le pone caras a la locura hereditaria con testimonios de hombres comunes del pueblo. El Maradona futbolista ganó cinco títulos (el Scudetto de la temporada 1986/87 fue el primero de la historia de Napoli), jugó 259 partidos, metió 115 goles y 78 asistencias. Napoli no volvió a ganar el Scudetto. Pero Maradona, sobre todo, jugó afuera de la cancha, en zonas más sensibles a la condición humana. Y, con todo lo que significa, hasta quizá mejor. Como reza una frase que inunda símbolos maradoneanos: “Chi ama non dimentica”. “Quien ama, no olvida”.