Los hinchas de Lazio tienen prohibido desplazarse el miércoles a Marsella con motivo de la cuarta jornada de la Europa League, según un decreto del Ministerio de Interior galo publicado el domingo en el Boletín Oficial. “El desplazamiento individual o colectivo, por cualquier medio, de cualquier persona en calidad de seguidor del club Società Sportiva Lazio, o que se comporte como tal, está prohibido entre los puntos fronterizos franceses por carretera, ferrocarril, puerto y aeropuerto, por un lado, y el municipio de Marsella, por otro”, detalla el decreto, firmado por el ministro del Interior, Gerald Darmanin.

El Ministerio justifica esta medida por el “comportamiento violento de algunos aficionados”, de la Lazio “de manera recurrente alrededor de los estadios y en los centros urbanos de los lugares de los encuentros”, así como “la interpretación repetida de canciones fascistas y hacer saludos nazis”.  El último encuentro del Olympique de Marsella y la Lazio, que se remonta al 25 de octubre de 2018, estuvo marcado por enfrentamientos violentos.  El día anterior, “cuatro personas resultaron heridas por arma blanca durante una reyerta que implicó a casi 200 seguidores”, señala el Ministerio. También se produjo incidentes durante el día del encuentro.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Es apenas un capítulo más de una larga historia entre Lazio y la violencia. Algo que recrudeció en los últimos meses. Cruces célticas, gritos racistas imitando a monos, saludos fascistas son alguno de los guiños habituales de los ‘ultras’ de la Lazio, autocatalogados como de extrema derecha. Semanas atrás, la polémica se dio con la difusión de un video grabado en el estadio de la Lazio en el que un empleado del club con un águila en el brazo (símbolo del club) realiza el saludo fascista hacia los hinchas, que respondieron con gritos de ¡’Duce, Duce’!.

El adiestrador del águila que es mascota del club fue suspendido tras ese triunfo ante el Inter de Milán. El español Juan Bernabé, sin embargo, no se arrepintió: declaró su admiración por los dictadores Benito Mussolini y Francisco Franco. “He nacido en el ejército, vengo de una cultura de derechas. Apoyo a Vox (partido de extrema derecha español) como varios futbolistas amigos míos y estoy orgulloso de ello”, aseguró el adiestrador, que confirmó que cantó en favor de Mussolini, que fundó el Partido Nacional Fascista y dirigió Italia de 1922 a 1943, ante de ser asesinado cerca del lago Como en 1945. “Lo hice y no me arrepiento porque admiro a Mussolini. Hizo grandes cosas por Italia como Franco las hizo por España. Admiro a los dos y estoy orgulloso de ello”, señaló.

Dos semanas atrás, fue al banco de suplentes de Lazio por primera vez Romano Floriani Mussolini, bisnieto del dictador italiano. Floriani firmó en marzo su primer contrato profesional con el club. Procedente de la cantera del club romano, el defensor de 18 años -quien asegura que no le interesa la política- es hijo de Alessandra Mussolini, nieta del ‘Duce’ Benito Mussolini.