La Administración Federal de Ingresos Públicos hizo público su plan para lograr una carambola tributaria: el revalúo de las propiedades en todo el país para así incorporar al padrón de Bienes Personales a miles de nuevos contribuyentes que hoy están por fuera del radar.

El plan está esbozado en el Memorando de políticas económicas y financieras, escrito por los funcionarios argentinos, aprobado por el staff técnico del FMI y presentado en público el pasado 3 de marzo. En esa “letra chica” se señala que la recaudación esperada en el impuesto a los Bienes Personales producto del revalúo es de unos $ 45.000 millones (0,1% del PIB) para este año, y de alrededor de $ 120.000 millones para 2022 (0,2% del PIB del año próximo). También se asegura que cerca de 600.000 propiedades serían alcanzadas en todo el país. “Estas metas se consideran realistas a partir del peso de los bienes inmuebles situados en el país en la base imponible total del Impuesto sobre los Bienes Personales”, dice el Memorando.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En el texto también se aclara que se trabajará “en estrecha coordinación con los gobiernos provinciales” a fin de concluir “el proceso de actualización de los valores de las propiedades a nivel federal a más tardar a finales de septiembre” y así incluir sus resultados en este ejercicio fiscal.

Esquema

El esquema para incrementar la recaudación de Bienes Personales tiene una base: al aumentar el valor de la propiedad más personas se acercarán al umbral a partir del cual se paga este impuesto al patrimonio. Pero es importante una salvedad: en la actualidad, el propietario no paga Bienes Personales si usa la propiedad como vivienda y tiene un valor inferior a los $ 30 millones (unos U$S 168.000 al dólar turista). Si supera el valor, paga una tasa por el excedente.

Para aumentar el valor de la propiedad, la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, aclaró en una entrevista a la emisora Futurock este martes que el organismo volverá a poner en vigor una norma derogada por la propia administración en 2018. La funcionaria participó el lunes de la reunión con los diputados para tratar el acuerdo con el Fondo Monetario.

Esa norma hacía referencia a que a los efectos del cálculo del valor de una vivienda, la AFIP adoptaría el criterio tributario que empleaba la Ciudad de Buenos Aires para el cálculo del pago del Alumbrado, Barrido y Limpieza, el ABL.

A partir de 2012, y por meros criterios recaudatorios, la Ciudad implementó una fórmula por la cual establece el mismo múltiplo al valor fiscal de todos los inmuebles. Ahora es 4. Es decir, el valor fiscal se multiplica por 4 para hacer los cálculos de ABL.

LA AFIP adoptó este criterio para el cálculo de Bienes Personales de contribuyentes radicados en CABA en 2013. En 2018, bajo el gobierno de Cambiemos, la administración –entonces dirigida por Leandro Cuccioli– resolvió dar de baja ese mecanismo y pasar a emplear sólo la valuación fiscal de los inmuebles para el cálculo de Bienes Personales.

“Decidimos utilizar la misma valuación que hoy usa la Ciudad de Buenos Aires para determinar el impuesto inmobiliario porteño», dijo Marcó del Pont. Según se pudo saber, la decisión se plasmará en una nueva resolución la semana próxima.

A las provincias les gusta

Para que esta iniciativa tenga alcance nacional, la AFIP precisa que todas las provincias acepten el mismo criterio para hacer la valuación fiscal. Si bien el proceso puede ser complejo por las trabas técnicas y políticas que puedan cruzar las provincias, lo cierto es que a ellas les conviene un incremento en Bienes Personales ya que se coparticipa prácticamente en su totalidad (se coparticipa prácticamente todo en un 93,7% y sin detracción previa del 15%). No obstante, hay que recordar que en 2017 Cambiemos intentó la unificación de criterios “con el objeto de lograr que las valuaciones fiscales de los inmuebles tiendan a reflejar la realidad del mercado inmobiliario y la dinámica territorial”. Pero no avanzó.

Respecto de cómo se avanzará en concreto, el Memorando mencionado da una pista: reflotar un organismo de 2018 que había quedado en desuso. Se explica: “Las distintas metodologías y procesos de actualización de las valuaciónes que aplican cada una de las jurisdicciones genera una inequidad en función de la ubicación de los activos inmobiliarios. En este sentido, el Decreto 938, del 23 de octubre de 2018, creó el Organismo Federal de Valuaciones de Inmuebles (O.Fe.V.I.) con el objetivo de determinar los procedimientos y metodologías de aplicación para las valuaciones fiscales de los inmuebles, de forma tal que reflejen el mercado inmobiliario y la dinámica territorial. Sin embargo, la determinación de la metodología de valuación homogénea para las 24 jurisdicciones es una materia pendiente.”

El texto aclara que todo se hará “en pleno respeto de la autonomía de las jurisdicciones” y “utilizando el marco legislativo vigente”, el gobierno nacional acercará “gradualmente las valuaciones de los inmuebles urbanos que se utilizan a los fines del Impuesto sobre los Bienes Personales a los valores de mercado”, para lo cual requiere de la “metodología uniforme a nivel nacional”.

“Desde el Gobierno planteamos al FMI cómo avanzar hacia el equilibrio fiscal. Nuestra postura es siempre que el gasto pueda seguir creciendo en términos reales y que la mejora se logre con el foco en la recaudación en los de sectores de mayor capacidad contributiva”, concluyó Marcó del Pont.