Aldo Tonón, director de la Obra Social del Poder Judicial, había desconocido una medida cautelar dictada por el Juzgado Nacional del Trabajo N°1 que disponía la reinstalación del delegado gremial Francisco Estrella Gutiérrez en la sede central de Lavalle al 1600 de la cual había sido trasladado durante la pandemia.

Con fecha del 7 de octubre ese juzgado del fuero laboral dio lugar a la medida cautelar solicitada por el representante legal del delegado atento a su derecho de ejercer las tareas gremiales por las que había sido electo. El lunes de esta semana, sin embargo, cuando Estrella Gutiérrez intentó hacer efectiva la medida las autoridades de la entidad que depende directamente de la Corte Suprema permitieron su ingreso pero omitiendo el otorgamiento de tareas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las autoridades de la OSPJN fundamentaron su decisión en una apelación que habrían presentado a la medida cautelar a pesar de que la naturaleza de esa resolución judicial implica la ejecución inmediata en favor de quien se beneficia de ella. Por ese motivo, a las 48 horas de su negativa, el mismo Aldo Tonón, investigado en la justicia por malversación de fondos y espionaje interno, decidió revertir la decisión y convocó al delegado a tomar tareas.

Fuentes gremiales cercanas al delegado oportunamente trasladado señalaron a Tiempo que “el cambio de Tonón no constituye una reconsideración sino que se vio obligado a hacerlo puesto que en el día de la fecha el Juzgado resolvió ordenar el mandamiento para ejecutar la cautelar con el auxilio de la fuerza pública, notificar de lo resuelto al Administrador General (Daniel) Marchi, liquidar astreintes por la mora en el cumplimiento de la sentencia y duplicar el monto de las multas diarias”.

Así las cosas, el Frente Azul Bermellón de la UEJN que conduce las comisiones internas de los fueros penal y Civil y Comercial, del que forma parte Francisco Estrella Gutiérrez, celebró la decisión y, a la vez, redobló la apuesta. En un comunicado señalan que “reclamamos que se vaya Tonón y que se democratice la Obra Social para recuperarla para los/as judiciales y revertir el vaciamiento prestacional de los últimos años”.

A diferencia de la inmensa mayoría de las Obras Sociales gremiales que son administradas por los sindicatos, la OSPJN se encuentra intervenida por la Corte Suprema de Justicia de la Nación desde la dictadura militar.