Según datos publicados por el Instituto de Estadística y Censos, el ingreso promedio per cápita de la población durante el primer trimestre de este año llegó hasta los $25.284. Un año atrás, esa cifra alcanzaba los $19.916. Se trata de una suba del 26% en un año en términos absolutos en un período en el que los precios se incrementaron un 40,4%.

Así las cosas, la población en su conjunto resignó un 10% del ingreso per cápita en términos reales que, de todas formas, impactó de manera desigual en los diferentes estratos de la población.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A priori se redujo el porcentaje de la población que efectivamente percibió algún ingreso durante el trimestre alcanzando al 58,6% cuando, un año atrás, era del 61%.

Pero entre quienes recibieron un ingreso el impacto de la crisis resultó muy dispar. Es que el ingreso promedio de los estratos inferiores (los cuatro primeros deciles que representan el 40% más pobre), llegó hasta los $14.500 cuando, un año atrás, percibían en promedio, $11.650. Se trata de una pérdida del poder adquisitivo del 11,4%. En los estratos medios (quinto a octavo decil) la caída llegó hasta el 7% mientras que, en la punta de la pirámide, los deciles primero y segundo, el retroceso alcanzó un 4,9% en términos reales.  

Así las cosas, el 10% más pobre de la población total explicaba en ese trimestre el 1,1% del total de ingresos, mientras que el 10% más rico concentró el 31,8%.

Con todo, la distancia entre el sector más rico de la población y el más pobre quedó fijada en 23 veces al igual que en aquel trimestre de 2020 aunque, en 2018, esa distancia se encontraba en 20 veces en el mismo trimestre y en 21 en 2019.

Sin embargo el índice Gini que mide la desigualdad sufrió un pequeño deterioro pasando de 0,444 a 0,445 de un año a otro. El índice utilizado a escala mundial varía de 0 a 1 donde el cero representa una situación de igualdad absoluta.

El informe arroja también un incremento de la desigualdad de género en lo que hace a los ingresos. Es que el promedio de los ingresos de los asalariados que quedó fijado en los $42.394 llega hasta los $48.570 para los varones y a $36.123 para las mujeres. Se trata de una diferencia del 25,6% mientras que, un año atrás esa diferencia era del 23%.