La batalla entre el gobierno y las grandes empresas de telecomunicaciones suma un nuevo episodio. Dos días después de que el presidente Alberto Fernández volviera a remarcar el compromiso con que los servicios de internet, TV Paga y celulares sean esenciales, el senador por Chubut Alfredo Luenzo presentó un proyecto de ley que replica el Decreto 690, hoy frenado por una cámara judicial (ver abajo).

Dentro del Senado, Luenzo es presidente de la Comisión de Medios de Comunicación y Vicepresidente de la Bicameral de la Comunicación Audiovisual. No es casual que sea él quien haya presentado este proyecto “espejo”. Es posible que algo similar ocurra en Diputados. La idea del bloque oficialista es dar respaldo político al poder Ejecutivo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El DNU 690 fue lanzado por el Ejecutivo y ratificado por el Congreso. Sin embargo, luego de varios intentos fallidos, las grandes empresas del sector, comandadas por el Grupo Clarín, consiguieron que la Sala II de la Cámara Contencioso Administrativo Federal de la Ciudad de Buenos Aires, con las firmas de los jueces Luis María Márquez y José Luis López Castiñeira, suspendiera la aplicación del DNU por seis meses.

A partir de esta situación, los precios de estos servicios dejan de estar regulados por el Estado y las empresas pueden aumentar los precios a gusto.

Esa regulación estatal está a cargo del Enacom, cuyo vicepresidente Gustavo López explicó a Tiempo: “Desde el punto de vista jurídico, ya es ley. Lo que hace el Senado es una manera de ratificar lo señalado por el presidente. Si bien no lo necesitamos, es un respaldo político del Congreso a algo que ya está ratificado”.

“El DNU está frenado por la justicia. Nosotro pedimos a la Corte Suprema que trate el tema, pero no se está pronunciando. Somos, de alguna forma, rehenes de la justicia”, apuntó López.

El fallo de la cámara, al ser cautelar, vence en octubre. Vencido el plazo, existe la posibilidad de una nueva cautelar que vuelva a dilatar el tema. “Ese riesgo existe y nos parece una barbaridad. Esto se encuentra atado también a las reformas judiciales pendientes porque de esta forma se pierde el sentido, no solo del fallo de la Corte de 2010 que dice que las cautelares deben ser provisorias, sino de la Ley de Amparo. Por eso, la indignación del presidente”, remarcó.

Así las cosas, el proyecto impulsado por Luenzo en el Senado es en concreto un respaldo político al Presidente y a la decisión de que los servicios de telecomunicaciones sean declarados esenciales.