La Administración Federal de Ingresos Públicos entregó legajos rectificados a familiares de trabajadores y trabajadoras que se desempeñaban en distintas dependencias del organismo y fueron desaparecidos durante la última dictadura militar. Sucedió en la Semana de la Memoria, cuyo epicentro fue la conmemoración del 45º aniversario del último golpe de Estado cívico-militar.

“Recién en 2012 la reparación de los legajos pasó a ser una política de Estado para ayudar a cicatrizar una herida que aún está abierta. Esta reparación quedará trunca si no somos capaces de desentrañar las razones de fondo que llevaron a la aniquilación de los derechos, de la memoria, de la lucha, de la esperanza”, sostuvo la titular de la Afip, Mercedes Marcó del Pont, durante un acto realizado en el hall central de la Dirección General de Aduanas y en el que se entregaron los legajos rectificados.

Al señalar que durante la dictadura se avanzó en la instalación de un modelo neoliberal, la funcionaria destacó: “Tenemos la responsabilidad de, en esta etapa, empezar a reconstruir el Estado. La Afip tiene un rol enorme y fundamental en ese proceso, en lo que tiene que ver con la distribución de la riqueza, con la inclusión, con la igualdad, con el desarrollo productivo”.

La rectificación de los legajos de los empleados públicos detenidos-desaparecidos es una política pública desde 2012 y que la Afip decidió reactivar el año pasado. A pesar de los desafíos que hace más de un año impone la pandemia del COVID-19, las tareas de relevamiento y el análisis de cientos de legajos permitieron identificar nuevos casos donde no se consignaba la verdadera causal del cese laboral de trabajadoras y trabajadores detenidos-desaparecidos de la Afip. Los legajos rectificados incorporarron la inscripción donde se reconoce que “la verdadera causal para la interrupción de la relación laboral fue la desaparición forzada como consecuencia del terrorismo de Estado”.