Luego de varias idas y vueltas, el Consejo Directivo de la CGT ratificó la realización de la marcha del próximo 4 de abril. En una conferencia de prensa posterior al encuentro sindical, Héctor Daer, codirectivo de la central, aseguró que “la movilización que convoca la CGT (es) para todas las organizaciones sindicales para el día 4, que va a estar acompañada por innumerables cámaras empresariales, sobre todo las pymes nucleadas en CGERA y en otras, para pedir, para debatir, un país con producción, con empleo, con trabajo y valor agregado”.

Daer, quien estuvo acompañado por el otro codirectivo de la CGT, Carlos Acuña, no mencionó si la central invitará a los movimientos sociales a participar de la movilización.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El líder sindical, quien además en titular del sindicato de trabajadores de la Sanidad, no dio más detalles de la movilización y sí presentó en extenso los otros temas que abordó el Consejo Directivo.

Dijo que “le dimos análisis a la propuesta de blanqueo que nos hizo llegar el Poder Ejecutivo, propuesta que es una cuestión esencialmente (planteada) en términos fiscales, con un reconocimiento para atrás de hasta cinco años para aquellos trabajadores que permanecieron en la informalidad durante una relación de dependencia pero no concretada en la formalidad”.

También señaló que otro objetivo de la iniciativa es que “los compañeros puedan tener computado como años de aporte el promedio de los salarios de la escala del convenio colectivo de cada una de las actividades”.

Daer agregó que también se analizó la propuesta del gobierno de creación de una agencia de tecnología médica, “un tema largamente reclamado por el sistema de salud, no solamente por las obras sociales sindicales sino por los ministerios de Salud provinciales. Existe un lobby de las empresas monopólicas extranjeras que generan un costo desmedido y sin tener respaldo científico detrás del uso y consumo de muchísima tecnología médica”, indicó.

El dirigente gremial planteó que el tercer tema que “también ha sido largamente planteado por la CGT” es el del “refinanciamiento del fondo de redistribiución del fondo de las obras sociales”. Daer observó que “al día de hoy hay analizados y en deuda expedientes por 1560 millones de pesos y hay ingresados al fondo para el reintegro de estos valores casi 10 mil millones de pesos”. Señaló que “todo este dinero fue ya pagado por el sistema de obras sociales, muchos de esos fondos aportados con fondos sindicales y en este esquema que ha retenido el Poder Ejecutivo esos fondos lo que termina es desfinanciando el sistema de salud”.

De esta forma, Daer le dio centralidad en la conferencia de prensa a temas que no tienen el mismo destaque en otros sectores sindicales, especialmente los que se referencian en la oposición política. Para estos últimos, no se trata solamente de realizar una marcha sino de confrontar con mayor decisión la política económica del gobierno.

En ese sentido, la movilización serviría para bloquear la realización del quinto paro nacional contra la gestión de Cambiemos pero, a la vez, rememora lo acontecido en la marcha organizada por la misma CGT el 7 de marzo de 2017 cuando, luego del acto, decenas de manifestantes sustrajeron el atril apostado en el escenario con cánticos en reclamo de un paro nacional.

Con todo, sectores disidentes que ya no participan del Consejo Directivo de la CGT insisten en que la conducción debe convocar a ese quinto paro nacional contra el gobierno.