El INDEC dio a conocer su informe trimestral de Cuenta de Generación de Ingresos. El estudio refleja la apropiación que las diferentes clases que intervienen en la producción obtienen del valor agregado generado en la economía. Dicho de otra forma, muestra la relación entre el salario y la ganancia sobre el producto.

El estudio da cuenta de lo ocurrido en los meses de julio, agosto y septiembre de 2021 y abarca tanto a los sectores registrados como también a los informales.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En ese período la remuneración al trabajo asalariado explicó el 42,7% del valor agregado en la producción cuando, en el mismo período del año anterior, los trabajadores asalariados obtenían un 46,5% del valor agregado. Se trata de un retroceso de casi cuatro puntos porcentuales con relación a lo que ocurría un año antes que se verifica en una mejora en la participación del excedente de explotación bruto, las ganancias empresarias, de 1,7 puntos que pasaron de representar un 46,7% del valor agregado a un 48,3 por ciento. Además se verificó un leve incremento en la participación del denominado ingreso mixto que explica el desempeño de los denominados cuentapropistas que ofician de patrones y asalariados de su propio emprendimiento.

La evolución regresiva de la participación del producto se combina con un crecimiento interanual de la economía promedio en el período del 11,9% según el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) del mismo INDEC que, además, muestra un crecimiento acumulado al mes de septiembre del 10,8 por ciento. Así las cosas, los beneficios de la reactivación redundaron especialmente en un incremento de las ganancias de los empresarios. De hecho, la participación de la remuneración del trabajo asalariado para el tercer trimestre de 2021 se encuentra 4,2 puntos por debajo del promedio para ese mismo período desde que se retomó la medición en enero de 2016. Fue precisamente en el tercer trimestre de ese año cuando se verificó el punto máximo con una participación de los salarios sobre el producto del 51,2%, casi nueve puntos más que los registrados en la última medición.

Con todo, se verifica una leve mejora con relación a lo ocurrido en el segundo semestre del mismo año cuando los salarios representaban apenas el 39,8% del producto, la medición más baja desde que se retomaron las mediciones y que se ubica diez puntos por debajo de lo ocurrido un año antes. El promedio, tomando todos los trimestres del año desde enero de 2016, da como resultado una participación de los salarios del 48,3% y del 41,8% de las ganancias. Esa relación favorable al trabajo asalariado se revirtió en apenas cinco años.

El resultado se explica, en parte, por la caída de los salarios reales que, hasta el mes de septiembre, habían crecido en forma interanual un 51,3% contra una inflación del 52,5% algo que, según las estadísticas oficiales, comenzó a revertirse precisamente a partir del mes de octubre de 2021. Al mismo tiempo, al tratarse de una medición vinculada con la masa salarial, el fenómeno también se explica por un crecimiento del empleo entre ese trimestre y el mismo de 2020 de apenas un 2,4% con un crecimiento de la economía medido en forma interanual del 11,9 por ciento. A escala del valor agregado bruto el crecimiento en términos reales arroja como resultado una suba del 14,4% a partir de un crecimiento del 74% con una inflación interanual en septiembre del 52,5 por ciento. La remuneración bruta de los salarios creció un 60% mientras que el excedente de explotación lo hizo en un 81%.

A la hora de desglosar los datos por sector surge que de los viente sectores relevados, sólo dos de ellos lograron mejorar la participación de los salarios. Se trata del sector inmobiliario donde la participación escaló desde el 57% al 63,1% y el de electricidad, gas y agua donde los salarios mejoraron su participación en 5,7 puntos pasando del 36,7% al 42,5%. Del otro lado la caída más importante se verificó entre los trabajadores de hoteles y restaurantes que perdieron 12,7 puntos de participación y los de minas y canteras que retrocedieron 8,6 puntos y que apenas logran acaparar el 21,2% del valor agregado. Algo similar ocurre con los trabajadores agrícolas que retrocedieron 4,2 puntos y explican apenas el 23,1% del producto sectorial.  «

Récord de exportaciones

Datos del INDEC dieron cuenta de un registro récord de exportaciones durante 2021 con relación a los últimos ocho años que redundaron en un superávit comercial de u$s14.750 millones en 2021 que supera en U$S 2 mil millones el saldo registrado un año antes.

El resultado surge de un crecimiento de las ventas al exterior del 42% con relación a 2020 especialmente impulsado por la suba de los precios internacionales de las commodities agropecuarias y la reactivación económica mundial que impulsó su demanda.

De esa forma se pudo sostener también una suba del 49% en la importación de bienes de consumo y especialmente de insumos para la producción como maquinarias, metales y productos minerales.

La preocupación está puesta en la sequía que compromete la producción para 2022.