Las canastas del Indec que se utilizan para medir la pobreza y la indigencia crecieron en febrero por debajo de la inflación general. La Canasta Básica Alimentaria (CBA – Indigencia) creció un 1,9 por ciento, mientras que la Canasta Básica Total (CBT – Pobreza), un 1%. En ambos casos, la inflación de estas canastas estuvo por debajo de la general, que fue del 2%.

A nivel interanual (últimos doce meses), las variaciones de la CBA y de la CBT resultaron del 51,0% y 47,9%, respectivamente. La inflación general en el mismo período fue de 50,3%. A diferencia de lo que ocurría durante el macrismo, la inflación de los más pobres creció por debajo de la media.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La variación de la CBA fue la más baja desde abril del año pasado, cuando había sido de 1,8%. El valor nominal de esa canasta es de $ 5.432,32, para un individuo. En tanto, la variación de la CBT fue la más baja desde junio de 2017, cuando había dado el mismo porcentaje (1%). Para encontrar un número menor, hay que retroceder hasta diciembre de 2016, cuando la variación había sido de 0,2%. El valor nominal de esta canasta es de $ 13.200,54, para un individuo.

A nivel hogares, una familia compuesta por dos adultos y dos menores necesita $ 16.785,87, para no caer en la indigencia, y $ 40.789,67, para no caer en la pobreza.