La decisión del gobierno nacional de traspasar la jurisdicción de 32 líneas de transporte público de pasajeros de corta distancia y que circulan exclusivamente por la Ciudad de Buenos Aires abrió una pulseada con su par porteño, que rechaza el convite. Además, puso la lupa sobre la maraña de subsidios que recibe el sector en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El gobierno nacional, por boca del secretario de Transporte, Diego Giuliano, aseguró este miércoles que “los técnicos de ambas jurisdicciones” están en conversaciones y que “una vez que se pongan de acuerdo, haremos la reunión con los funcionarios de la Ciudad”. La cartera a cargo de Giuliano emitió una invitación este martes que tiene “el fin de coordinar una reunión de trabajo para el análisis de las competencias en materia de regulación, fiscalización, recorridos, frecuencias y tarifas respecto de los servicios de transporte público de pasajeros por automotor que se realizan íntegramente en el territorio de la ciudad de Buenos Aires, con la participación de los equipos técnicos de ambas jurisdicciones”.

El gobierno porteño, en tanto, dice que la responsabilidad del transporte público de pasajeros en el territorio del AMBA es responsabilidad del gobierno nacional. Felipe Miguel, el jefe de Gabinete porteño, aseguró que “si el gobierno nacional quiere aumentar las tarifas, debe hacerse cargo”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Miguel advirtió que “sin acuerdo entre las partes no hay traspaso y el traspaso debe ser con su correspondiente partida presupuestaria y leyes votadas en sus respectivos parlamentos”.

La decisión de traspasar la jurisdicción (y con ello la responsabilidad de aplicar subsidios y por cuánto) surge cuando el gobierno nacional está afinando el lápiz para reducir el déficit fiscal. Si bien el Ministerio de Economía insiste con que esa reducción se logrará por el crecimiento económico, el Fondo Monetario insiste con que debe haber un ajuste de subsidios al consumo energético y de transporte.

¿Cuántos son los subsidios?

Según Giuliano, el Estado nacional destina unos $ 42.000 millones anuales (en 2021) en subsidiar la tarifa. De ellos, $ 28.000 van dirigidos al interior del país y $ 14.600 millones se entregan a las 32 líneas de colectivos que se mueven dentro del territorio porteño.

Pero las planillas del propio Ministerio de Transporte muestran otros números y más subsidios, que en total sumaron unos $ 100.000 millones en 2021. En rigor, las líneas de colectivos reciben dos tipos de subsidios, uno para compensar la diferencia tarifaria de acuerdo con la estructura de costos realizada por la Subsecretaría de Transporte Automotor, y otro por el costo del gasoil.

Además de esos subsidios, las líneas reciben compensaciones por la aplicación del programa Red SUBE (descuento en el valor del pasaje si se hacen transbordos) y por la tarifa social que aplica a jubilados y pensionados que cobran la mínima, además de otros grupos sociales.

Por lejos, el mayor subsidio es el que compensa la diferencia entre la tarifa y la estructura de costos. Entre enero y diciembre de 2021 implicó desembolsos por $ 65.904,8 millones solamente en el AMBA. Y a este monto se le agregaron otros $ 13.854,9 millones. Suman así casi $ 80.000 millones destinados al AMBA para este fin.

El subsidio al consumo de gasoil (el combustible que usan los colectivos) tiene dos vertientes en AMBA. De un lado se encuentra la jurisdicción nacional que abastece del subsidio a las líneas de colectivos que se mueven tanto en el territorio de CABA como en el provincial. Entre enero y noviembre de 2021, ese grupo recibió $ 4020 millones.

En tanto, las 32 líneas exclusivamente porteñas cobraron por ese mismo subsidio $ 750,1 millones en el mismo período.

Tarifa social y SUBE

Por tarifa social se entiende el boleto un 55% más barato que pagan jubilados, pensionados, trabajadoras domésticas,  beneficiarios de ayudas sociales asignadas por ANSES y veteranos de Malvinas, entre otros). Entre enero y noviembre de 2021 acumuló $ 6.226,6 millones que recibieron las empresas de transporte.

En tanto, por el pago de compensaciones por descuentos en la tarifa del transporte público destinados a los usuarios que deben realizar viajes con transbordos en el ámbito territorial del AMBA, conocido como Red SUBE, se desembolsaron hasta noviembre de 2021 $ 3.503,5

A ello se le agregan otros $ 1.786,5 millones (hasta noviembre de 2021) en concepto de compensaciones por el reconocimiento de “Comisiones, Reducciones y Retenciones en el marco del Sistema Único del Boleto Electrónico (SUBE) a las empresas de Corta Distancia en el ámbito territorial del AMBA”, según reza la planilla.