La empresa recuperada Aceitera La Matanza pagó, en los últimos cuatro meses, 6.5 millones de pesos de luz. Sin embargo, Edenor insiste con la intención de cortar el servicio, ya que pretende un pago de 1.5 millones más, en concepto de “saldos anteriores” sin ningún documento que evidencia dicha deuda.

Aceitera La Matanza es una recuperada que emplea a 80 trabajadores. Maxi Correa, secretario de la cooperativa, explicó a Tiempo: “En diciembre, pagamos casi un millón de pesos, que nos pareció elevado, pero nos dijeron que eso indicaban los aumentos. En Enero, pagamos $ 1.4 millones. La pagamos. Pero en febrero, nos llegó una factura de $ 1.6 millones, más un recargo de $ 750 mil en concepto de saldos anteriores”. Ante esa situación, “con los comprobantes en la mano, fuimos a Edenor y se hicieron los desentendidos, diciendo que teníamos que pagar. Enviamos una carta documento y fuimos al ENRE (Ente Nacional Regulador de la Energía), pero nos dijeron que debíamos esperar la respuesta de Edenor”.

Mientras ENRE y Edenor se pasaban la pelota, en dos oportunidades los trabajadores debieron impedir que una cuadrilla les corte el servicio. “Para nosotros, que nos corten la luz nos destruye la mayor parte de la maquinaria”, aseguró Maxi.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Andrés Bernal, abogado del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), dijo a Tiempo que “se trata de un proceder absolutamente ilegal y violatorio del marco regulatorio energético”. El letrado aseguró que se trata de una maniobra fraudulenta, a partir de que la empresa entiende que los trabajadores se cuelgan de la luz. “Frente a la sospecha de manejo ilegal del servicio, Edenor mete una multa pero escondida bajo el concepto del ‘saldo anterior’. Te obligan a pagar algo que, si lo ponen como una multa, vos tenés instancias de apelación. Es ilegal, por inconstitucional, y violatorio de la Ley de Defensa al Consumidor, que sanciona ese tipo de manejos”.

Según Bernal, “cuando hay un reclamo ingresado al enre, las empresas tienen prohibido cortar el servicio”. Por tanto, “además de las denuncias ante el ENRE, hicimos también una denuncia en una fiscalía por extorsión, ya que si la empresa obliga a pagar algo que no corresponde con la amenaza de corte, es un manejo extorsivo”.

Luego de varias idas y vueltas con denuncias a Edenor y presentaciones al ENRE, lograron frenar el intento de corte. Sin embargo, en marzo llegó una nueva sorpresa: “Nos llegó una factura de $ 2.4 millones, solo de consumo, más otros recargos por “saldos anteriores”. En total, en marzo nos vino $ 4 millones. No podemos pagar eso”, lamentó Maxi.

Esta situación ya afectó los retiros de los trabajadores. “No tenemos otra opción. Retirar menos, pero cumplir con los servicios. Hace tiempo que venimos resignando salarios para pagar los servicios. De salario o retiro, tenemos alrededor de $ 1.5 millones. Trabajamos más para pagar los servicios que para nuestras familias”.

Aceitera La Matanza trabaja con semillas de girasol y soja, molienda, refinado y envasado. “Las tarifas son las grandes dificultades de las recuperadas, en general. Además de que cada compañero está sufriendo en cada una de sus casas por la situación general. Es angustiante la situación”, finalizó Correa.