El Teatro Nacional Cervantes, una de las cunas de la cultura de la Ciudad de Buenos Aires y de todo el país, tiene nuevas autoridades. Gladis Contreras es la flamante nueva directora de la institución, acompañada por Jorge Dubatti como subdirector. La elección de Contreras marca un notable punto de inflexión con respecto a otros directores que se encargaron de los destinos del Cervantes porque se trata de la primera directora mujer en más de 50 años. Su predecesora fue Luisa Vehil, que ejerció el cargo entre 1964 y 1966.

Nacida en Santa Fe, Contreras lleva más de tres décadas como productora y gestora cultural en el ámbito teatral de su provincia. Es profesora de Artes Visuales y cuenta con una vasta experiencia tanto en el sector público como en el privado. Hasta antes de esta designación se desempeñaba como máxima responsable del Centro Cultural de la Provincia de Santa Fe. Este nuevo desafío significó para Contreras dejar su provincia para instalarse en Buenos Aires. “Transitar estos primeros días en esta nueva función es hacerlo con alegría pero también con una responsabilidad muy grande. Es muy importante que hayan elegido a una mujer y sobre todo a una que no sea de Buenos Aires. Lo digo así para no decir del interior del país, porque Buenos Aires no es el exterior de la Argentina. Que se haya pensado en una mujer de una provincia es un gesto que tiene que ver con una mirada muy valiosa”, destaca Contreras.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

–Más allá de tu experiencia, ¿cómo definirías esta nueva responsabilidad?

–Es un gran desafío. La asociación con Jorge Dubatti tiene mucho de complemento. Él es alguien que tiene mucho conocimiento de la escena de acá, de Buenos Aires: los vio a todos y los conoce a todos. Yo, en cambio, tengo más recorrido de lo que pasa en las provincias de todo el país. Nos complementamos con nuestros conocimientos y desde lo intelectual. Él es una persona de la palabra, un pensador que se desarrolló como crítico e historiador. Yo vengo directamente de la acción. Juntos trabajamos compartiendo ideas en las que uno aporta la parte más teórica y el otro la parte relacionada con lo práctico.

–¿Cómo encontraste al Cervantes?

–En principio, tengo que decir que me encontré con personas muy bien dispuestas y por demás muy amables. Más allá de que yo llego como la directora del establecimiento, me doy cuenta de la predisposición que tienen los individuos. Creo que en el Cervantes trabaja gente que no solo tiene un trabajo, se trata de personas que son muy apasionadas con lo que hacen. Eso es muy valioso para todos.

–En términos de novedades, ¿con qué nos encontraremos a futuro con respecto a tu gestión?

–La pandemia arrasó en muchos sentidos con las mejores intenciones de cosas que se quisieron hacer en 2020 y 2021, de manera que tenemos mucho no realizado en ese sentido. Se trata de cosas muy buenas que sucederán el año que viene y esa es la razón por la que no podremos incorporar nuevas obras. La programación de 2022 ya está cerrada. Y no es que Sebastián Blutrach, como asesor artístico de la institución, se puso a programar en el día de hoy las cosas, todo lo que vendrá fue programado hace un año y medio, y por la pandemia no se pudo hacer. Se trata de compromisos asumidos con anterioridad que no pasan por firmas, sino por compromisos adquiridos que queremos respetar con actores, actrices, directores y trabajadores.

–¿Tu gestión tendrá una mirada más federal?

–Esa es nuestra idea principal. Queremos que el Cervantes tenga una mirada más federal, que salga más a la ruta. No se trata solo de que el teatro salga con obras fuera de Buenos Aires, porque más allá de que eso sucederá, el Cervantes es el único teatro nacional que tenemos como argentinos, y eso debe sentirse más fuerte en las provincias. Nosotros queremos fundamentalmente apuntalar ese sentido de pertenencia del Cervantes con las provincias, con su llegada, con lo que hizo siempre pero en más escala. Es probable que esto ya se haya hecho, es verdad, pero de lo que se hizo en otros años queremos rescatar lo que funcionó y ofrecer mejoras al respecto.

–Sos la primera mujer en mucho tiempo en ocupar el cargo de directora.

–Es una gran responsabilidad ser la primera directora mujer del Teatro Cervantes en más de 50 años. Las mujeres con las que me encuentro tienen muchas expectativas. Ojalá que lleguen muchas directoras mujeres para construir otras maneras de pensar, pero que no perjudiquen a nadie, sobre todo porque la idea es darle forma a algo que sea verdaderamente equilibrado, así que no quiero decir desde mi nombramiento que las mujeres tomamos el poder y desde ahora los hombres se quedan en casa. No, no quiero eso, porque debemos entender de una buena vez que podemos hacer las cosas de buena forma y de manera conjunta. Eso incluye desde el sexo que cada uno quiera tener a las ideas valederas, porque no se trata de apalear al otro sino de trabajar en un espacio en común. «

La comedia es peligrosa

De Gonzalo Demaría y Ciro Zorzoli. Dirección: Ciro Zorzoli. De miércoles a domingos, a las 20. Teatro Nacional Cervantes: Libertad 815.

Reapertura y la nueva programación

La reapertura del Teatro Nacional Cervantes luego de los meses más duros de la pandemia tiene como protagonista a la sala María Guerrero, donde hace semanas volvió a las tablas La comedia es peligrosa, la única propuesta que actualmente está en la cartelera del teatro. Se trata de una historia que se desarrolla en la capital del Virreinato del Río de la Plata en 1783, que articula humor y suspenso de una manera notable. La comedia es peligrosa también va a llegar a Mar del Plata (Teatro Auditorium) en el verano.
Ya en 2022, la nueva programación del Cervantes (que será presentada oficialmente el próximo 16 de diciembre) contendrá las obras que quedaron pendientes de estreno por el Covid-19. Algunas de ellas son Teoría King Kong (del director Rubén Szuchmacher) y El hombre que amaba a los perros (del escritor Leonardo Padura, dirigida por Javier Daulte).