Gustavo Pecoraro hizo de las palabras y su potencia transformadora, un camino. Escritor, periodista, guionista y activista LGTBIQ+ y de respuesta al VIH, ahora da un paso más allá en su personal exploración artística y política con la reciente edición del disco Canciones de pluma. En el álbum, una decena de poemas de su autoría son musicalizados por distintos compositores, instrumentistas y unas “voces de la diferencia” entre las que se destacan Miss Bolivia, Paula Maffia, Susy Shock, Viviana Scaliza y Karen Bennett. Rock, folklore y un espíritu tanguero tamizado por estos tiempos transportan letras de amor, de dolor, de deseo, de lucha y esperanza, en un álbum que también es un homenaje personal de Pecoraro a Lohana Berkins y Carlos Jáuregui.    

“El proyecto se dio en pasos. Cuando presenté mi primer poemario, Deseo. Palabras en el viento, de 2012, Karen (Bennett) musicalizó “Tiempo”, que es uno de los temas del disco. Ella fue la primera que trabajó de esa forma un poema mío”, cuenta el escritor desde Madrid, su lugar actual de residencia. “Unos años después, para los créditos finales de El puto inolvidable. Vida de Carlos Jáuregui, la película de Lucas Santa Ana de la que fui guionista, compusimos también con Karen una canción, “Inolvidable”, que cantaron ella y Susy Shock”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Esas incursiones aparentemente aisladas terminaron de encontrar su destino cuando Pecoraro convocó al músico y productor Walter Soria para tocar en la presentación de su tercer poemario, Amor marica, y éste le propuso hacer un disco a partir de sus textos. “Walter siempre me decía que mis poemas son muy musicales”, apunta Pecoraro. Así, en 2018 empezaron a darle forma a la idea y finalmente Soria se hizo cargo de la producción integral de Canciones de pluma, además de componer y cantar. Para el proyecto, contó con la colaboración de los músicos Pablo Jaite y Nahuel Quilpidor, el Ensamble Folklórico Panambí y el grupo Benettistas. Karen Bennet también participó, más allá de sumar su guitarra y su voz, en el desarrollo general del álbum, que fue grabado en 2021.

Como trabajo que reivindica la diferencia, no podía haber sino pluralidad de voces. “Quería que estuvieran algunas artistas que son parte del imaginario artístico y activista LGBTIQ+ de la Argentina y que además son gente de mis afectos. Así que hablé con Miss Bolivia, con Paula (Maffia), con Vivi Scaliza y con Susys Shock. Para mí fue todo un descubrimiento increíble, y ahí se armó esa cosa colectiva de tanta generosidad”. Mailé Soria, María Marta Trezza y Carlos Javier Pérez también se sumaron como cantantes. “Lo que tiene Canciones de pluma es el valor de las palabras. Me gusta que mis palabras y las voces que las cantan representan a un sector, una toma de posición ideológica. Este es un disco hecho desde la diferencia”. 

Más allá de su rol de autor y alma mater del trabajo, Pecoraro aportó un fraseo en la primera canción “Puto, rojo y pasional” y tuvo claro, desde el principio, la sonoridad que buscaba. “Yo quería algo que tuviera una mezcla de folk urbano con rock, que hubiera un solo de guitarra como el que aparece en “Colibrí”, o el tango moderno de “Construcción”, que canta Miss Bolivia. Fue un ida y vuelta, y cuando Walter, que viene del folklore me dijo que iba a haber un huayno pensé “qué plomazo” (risas), y al final salió una belleza como “Ese otro tiempo””.

Recién estrenado en las plataformas digitales, Canciones de pluma espera contar en berve con una edición en formato físico. “Lo interasante de las plataformas es que el disco se está escuchando en todas partes del mundo. Además de mis textos, lo que a mí gusta es que estas artistas que admiro y quiero tanto lleguen a todas partes. Mi sueño es hacer alguna vez una presentación con todas”, resume el poeta y activista. “Fue todo un placer trabajar con ellas y ver la recepción que le dieron. Paula (Maffia) me dijo que su tema “Ojos” era como los lentos que cantaba Sandro”, cuenta Pecoraro. “Y a Miss Bolivia también le encantó hacer algo con un registro diferente para ella, como el de un tango moderno. Y Susy, con su voz, era la persona para “Menos”, que más allá de ser una canción de amor tiene una cuestión ideológica muy fuerte. Y lo que hace Karen con Matías Dapena en pianos y teclados en “Tiempo”, para mí es una obra de arte. Y después el final, a todo rock, con “Inolvidable” y ese cruce de estilos entre Karen y Vivi Sacaliza”.

Mientras se entusiasma con el futuro de Canciones de pluma, trabaja en el guión de la que será su próxima película (nuevamente junto a Lucas Santa Ana), y espera la publicación de su primera novela a través de Egales, la editorial española LGBTIQ+, Pecoraro da su visión sobre el panorama de los desafíos y las tensiones que atraviesan las luchas de los feminismos y el movimiento LGBTQI+ en nuestro país y en Europa: “Los europeos en general, y los españoles, sobre todo desde el activismo, no están tomando la dimensión real del avance de la ultraderecha. Mientras en Latinoamérica Colombia logró la despenalización del aborto, o lo que hemos logado en la Argentina o en Chile, con la presidencia de Boric, creo que hay mucha ignorancia y menosprecio de los procesos políticos americanos. A los europeos y a las europeas les vendría bien darse cuenta de que se les está llenando la casa de fachas”. El escritor, que además forma parte del colectivo El Vahido, no se olvida, sin embargo, de su militancia en relación a la espuesta al VIH y las deuda que nuestro país mantiene en ese sentido: “Es muy grave que el Congreso ni haya debatido la nueva ley de VIH. Los datos dicen que en los últimos tres años han muerto 15 mil personas por cuestiones relacionadas al VIH, la tuberculosis y la hepatitis. Esta ley es muy necesaria y hace años viene perdiendo estado parlamentario”.  


Canciones de pluma. Gustavo Pecoraro.

1 – Puto, rojo y pasional
2 – Subiendo

3 – Ojos (con Paula Maffia)

4 – Estrella y cactus (con Mailé Soria)

5 – Dos cuerpos (con Meme Trezza)

6 – Ese otro tiempo (con el Ensamble Folklórico Panambí)

7 – Construcción (con Miss Bolivia)

8 – Tiempo (con Benettistas)

9 – Colibrí (con Karen Bennett y Nahuel Quipildor)

10 – Menos (con Susy Shock)

11 – Inolvidable (con Viviana Scaliza)