“En este triste día, despedimos al adorado artista Gabo Ferro. Nos abrazarán siempre sus canciones, su poesía y su generosa sonrisa. Sabemos que es una persona y artista muy querido. Agradecemos el respeto en este momento para con sus familiares y amigxs”. Con ese comunicado oficial la mánager del músico confirmó la peor de las noticias: murió Gabo Ferro.

También podés leer: Gabo Ferro: “La soledad me da los mejores recursos para expresarme”


Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Tenía sólo 54 años. Fue cantante y compositor. Poeta, performer, historiador y mucho más. Ferro fue uno de esos pocos artistas que configuran con cada una de sus acciones y producciones una única y vibrante obra.

Desde la edición de su primer disco solista en el año 2005 con su sello Costurera Carpintero, produjo de manera independiente dieciséis discos: nueve de estudio como solista, cuatro en colaboración con otros artistas y tres «piratas».

Como poeta la editorial Ciclo3 bajo la dirección de Esther Soto publicó su poemario “Recetario panorámico elemental fantástico & neumático” con prólogo de Diana Bellessi.

Gabo Ferro y Sergio S: no tan distintos

Las editoriales Marea y Beatriz Viterbo publicaron tres de sus ensayos que desde una mirada historiográfica dan cuenta de aspectos centrales de la política y cultura argentina del siglo XIX y XX.

Los desafíos todoterreno de Gabo Ferro

Como intérprete y performer protagonizó obras prestigiosas como las óperas Ese grito es todavía un grito de amor de Gabriel Valverde sobre textos de Roland Barthes y El astrólogo de Abel Gilbert o performances como ARTAUD: lengua ∞ madre junto a Emilio García Wehbi y Diabólico. La partitura y el mapa en dupla compositiva con el bailarín y coreógrafo Pablo Lugones.

Una reivindicación artística y de género

Su trayectoria ha sido reconocida con diversos premios, entre ellos se encuentran: el Premio Konex, el Premio Gardel, el Premio Democracia y la Declaración como Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

Durante los últimos años, varios de sus poemas, canciones y cuentos fueron material de trabajo y composición para relatos coreográficos, piezas escénico-vocales, documentales y films argentinos e internacionales.