Temporada de caza (Natalia Garagiola, 2017)

Film de alta tensión tanto emotiva como narrativamente, en el que un adolescente con conductas agresivas y violentas, tras el fallecimiento de su madre, se va unos meses con su padre biológico, al que no ve desde hace diez años. Su padre (Germán Palacios) vive en los bosques de la Patagonia con otra familia (que formó después de abandonarlo) y tiene como hobby la caza. En San Martín de los Andes, donde todos parecen conocerse, el chico se encuentra con otro tipo de adolescentes, que pese a las diferencias tienen inquietudes y problemas bastante similares. En la relación con su padre, la película consigue un tono spielberiano (aunque con una violencia más argentina), que le permite evitar lugares comunes y enriquecer su relato.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Disponible en Netflix.

El día trajo la oscuridad (Martín Desalvo, 2013)

Película de género en la que conviven muchos de los elementos que hacen al género que el espectador en breve descubre. Bosque, casona, noche, invierno, viento, fuego; chicas atractivas y misteriosas (lo primero por lo segundo), sensualidad entre mujeres, pesadillas, sueños que aterran y anticipan, animales que mueren no se sabe bien por qué, un virus, la rabia, una leucemia. Sobre eso Martín Desalvo arma un relato inquietante -en la que la trama, si bien existe, no es lo relevante- que llevará a una revelación en la que el horror no será sangriento pero no por eso será menos perturbador. Clima, atmósfera, y un miedo que queda resonando.

Disponible en Cine.Ar


El invierno (Emiliano Torres, 2016)

El capataz de una explotación ganadera del sur argentino está más para el retiro que para seguir en su puesto, según la opinión del dueño de la enorme estancia a kilómetros de Comodoro Rivadavia. Allí llega más gente que el capataz sólo cuando hay que esquilar a las ovejas: el invierno implica soledad y aislamiento absoluto. Así que el dueño decide reemplazar al viejo capataz por uno mucho más joven proveniente de Corrientes, un tipo duro y hábil, casado y con un hijo. A partir de ahí nada será sencillo para ninguno de nuestros principales protagonistas. El viejo irá a ver a su hija, que mucho cariño no le profesa; el joven tendrá que pasar el invierno en una dura soledad en la que incluso sufre el acecho de desconocidos. Un relato sobre condiciones de vida casi desconocidas y sobre cómo la vida puede tener un sólo sentido (un trabajo), o mucha ambición (el joven), pero es la naturaleza y esas otras cosas que no manejamos lo que finalmente moldea nuestra personalidad.

Disponible en Cine.Ar


El sacrificio de Nehuén Puyelli (2016, José Celestino Campusano)

Nehuén Puyelli y su familia son de origen mapuche. Ramón Arce purga el final de una larga condena; ambos hombres cruzan sus destinos en un marco de encierro (carcelario), a consecuencia de la corrupción judicial imperante en una ciudad patagónica. Campusano le pone todo su sello (una verdadera marca registrada) y con una historia tan silvestre como habitual, consigue dar cuenta de un universo que cruza a las clases y sus luchas, los racismos y sus cuestiones clasistas, la historia que precede a la que no se puede dejar de responder, y el deseo que a veces se hace indomable y lleva a situaciones no buscadas. Potencia narrativa para hacer una de las cosas más nobles del cine: hablarnos acerca de todos esos mundos que jamás llegaremos a conocer.

Disponible en Cine.Ar


Wakolda (Lucía Puenzo, 2013)

En el verano de 1960, un médico alemán (Àlex Brendemühl) conoce a una familia argentina en una desolada región de la Patagonia y se suma a ellos en caravana por la ruta del desierto. A través de Lilith, la púber de 12 años que según el médico parece de 9, Puenzo levantará hipótesis (todas ellas verosímiles) de cómo las peculiares características de Lilith despiertan las fantasías del médico sobre el que se sospecha fuertemente que se trata del criminal nazi Josef Mengele. Además, pone en juego los prejuicios familiares, tan proclives -y más en la época- a alimentar la idea de la superioridad de los blancos por sobre los seres de cualquier otro color de piel.  El juego lo completa el despertar sexual de Lilith. Cóctel cargado de esas sensaciones que se experimentaron alguna vez y se prefiere olvidar.

Disponible en Netflix.


El aura (Fabián Bielinsky, 2005)

Esteban (Ricardo Darín) es un taxidermista que se entretiene fantaseando crímenes perfectos y atracos milimétricamente planificados. En ese ensimismado mundo, es abandonado por su mujer. Y por eso acepta la invitación de un amigo para cazar en los bosques de la Patagonia. Allí se hospeda en unas cabañas que manejan el joven Julio (Nahuel Pérez Biscayart) y su hermana Diana (Dolores Fonzi). En una de las salas del complejo, ve una foto de Diana con un hombre mayor. Y aunque el espectador no lo sospeche, ahí empieza a pergeñar uno más de sus crímenes perfectos. En el desarrollo estará todo el sabor del film, al que Bielinsky, como un excelso chef, condimenta de manera tal, que permite sabores novedosos. Una gran muestra de cómo escribir desde la pluma (guión) y la cámara (narrativa) para llevar al espectador al lugar que se desea.

Disponible en YouTube