Habitualmente se dice que el tiempo ayuda a ver con más claridad el trabajo de los artistas, pero en el caso de quienes fueron una especie de mito viviente el transcurrir del calendario los engrandece día tras día. La afirmación de ese fenómeno, aplicable a pocas personalidades de la vida social, encuentra en la figura de Sandro a todo un paradigma. De estar con nosotros, el 19 de agosto Roberto Sánchez  estaría cumpliendo 75 años, pero si algo queda claro es que su ausencia es sólo física para miles y miles de argentinos. Seguramente, su casa/bunker de Banfield será visitado por sus fans como lo hacían cuando estaba en vida, fundamentalmente porque su recuerdo sigue ahí, muy vivo y como el de pocas figuras.

Desde su surgimiento a comienzos de los años ’60 con el rock and roll a flor de piel, lo de él fue todo un increscendo. En sus casi 50 años sobre los escenarios publicó 52 discos, llegando a vender unas 8 millones de copias. La cosecha de hits imborrables como “Dame el fuego de tu amor”, “Quiero llenarme de ti”, “Penumbras”, “Tengo”, “Trigal” o “Una muchacha y una guitarra”, son sólo una pequeña parte de su legado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pero en ese terreno donde viven las canciones indelebles, el apartado especial se lo lleva “Rosa, Rosa”, su mega hit más recordado. Como dato mercantil, esa composición vendió nada más ni nada menos que 2 millones de discos, algo que hoy parece francamente irrepetible.

Durante las casi cinco décadas en las que estuvo activo, “El gitano” pasó por todos los géneros (arrancando con el rock and roll hasta llegar a la canción de corte romántico) construyendo admiración en los varones y hordas de desenfreno sexual por parte de las mujeres. “Las chicas”, tal como él llamaba a su ejército de admiradoras, le trajo fama y también situaciones que sólo las grandes estrellas en Estados Unidos habían recogido. Es que en los shows de Sandro, la excitación de la platea femenina fue tal que muchas terminaban tirando al escenario su ropa interior, generando las reacciones más opuestas por parte de la sociedad y de la iglesia, siempre tan preocupada por la moral de sus fieles. “Cuando hago los movimientos sensuales en el escenario siento que abajo, en la platea, deben de haber 450 mil ratones corriendo carreras. ¿Qué miran esas chicas? ¿Qué necesidades tienen? ¿Qué vacíos? Me intrigan.Lo que se vive en el espectáculo es un ambiente de cancha de fútbol femenina. Van las mujeres y gritan de todo, se enternecen, se ponen románticas, levantan los brazos, revolean todo”, dijo alguna vez en declaraciones a la prensa sobre el vendaval que observaba desde arriba del escenario.

Eso que comenzó con canciones no terminó ahí. El cine también fue parte de sus recursos para llevar su música a otros estratos pero también para explotar su imagen de galán todo terreno. Tan sólo entre 1969 y 1980 realizó 12 películas (entre las que se destaca la ultra taquillera “Quiero llenarme de ti”). Su popularidad como cantante y performer fue tal que  en esos años se transformó en el primer artista latinoamericano en actuar en el mítico Madison Square Garden de Nueva York, el 11 de abril de 1970. No fue una, sino dos las actuaciones con entradas agotadas las que posicionaron al Gitano como el “Elvis Latinoamericano”, apodo con que la prensa norteamericana lo recibió en USA.

Su vida amorosa durante años fue un verdadero misterio. Ultra reservado, las fuentes de la época señalan que dentro de su mar de conquistas sus redes sedujeron a símbolos sexuales como las actrices Cristina Alberó, Soledad Silveyra; la cantante María Martha Serra Lima o la diva Susana Giménez, quien en su momento fue una de las pocas que dio a conocer su affaire con el cantante. Sobre lo que se decía de sus conquistas, el Gitano aclaró siempre de manera escueta: “Si no tenés un amor, por lo menos tenés que tener la fantasía de un amor. Con los años, la cosa se va modificando. Y lo importante es tener las cosas claras en el amor a cada edad y a cada tiempo. Creo que en eso consiste la filosofía de la vida”.

Las décadas pasaron pero la pasión de sus fans fue siempre creciendo. Habiendo quebrado records durante toda su carrera, entre el 16 de octubre de 1998 y el 28 de febrero de 1999, realizó 40 funciones a sala llena en el Gran Rex, el teatro más grande de Buenos Aires que albergó en total a más de 135 mil personas. El espectáculo “Gracias… 35 años de amores y pasiones”, lo exhibió como un recaudador nato y en plena vigencia. Fue esa serie de shows los que generaron loas por parte de sus fans, productores y el mundo de la prensa en particular, que reconocieron el imán que generaba Sandro a más de tres décadas de sus comienzos. “Muchas de las personas que están sentadas en la platea no saben si van a comer al otro día. Yo sé que hay gente que hace muchísimos esfuerzos para verme, y sé que hay gente que la deposita aquí en la entrada… ¿vos cómo vas a actuar? Si están entregando el alma, vos tenés que devolverlo con intereses”, sostuvo en la salida de uno de esos conciertos cuando fue consultado sobre semejante éxito sostenido.

Sus últimos años lo encontraron jaqueado por problemas respiratorios pero acompañado férreamente por su última mujer, Olga Garaventa. En 2006 recibió la Mención de Honor “Senador Domingo Faustino Sarmiento” por su trayectoria.

El enfisema pulmonar que lo seguía de cerca finalmente acabaría con su vida. El 4 de enero de 2010 su cuerpo dijo basta y falleció rodeado de sus seres queridos. Cientos de miles de personas sintieron el golpe como el de un familiar cercano, llegando a esperar horas y horas para darle unúltimoadiós en el Congreso Nacional. Las más de 10 cuadras de cola y el fuerte temporal no fueron rival para darle la despedida a uno de los artistas más celebrados de nuestra historia reciente.

Para celebrar los 75 años de su nacimiento, este 18 de agosto se lanzó un tema inédito. Se trata de “No te vayas todavía”, un tema rescatado de un viejo archivo que fue restaurado desde su formato original.  Se trata de una canción escrita, música y letra, por Sandro, que por algún motivo nunca llegó a grabar para incluir en alguno de sus discos. Años más tarde de haberla compuesto, utilizó la misma melodía para otro tema (con letra totalmente distinta), que cantó en vivo y en exclusivo para un show benéfico en Chile. “No te vayas todavía” es el primer adelanto de un nuevo álbum que incluirá versiones nunca antes escuchadas de canciones de Sandro.