La Defensoría del Público de Argentina recibió 750 reclamos en los últimos días contra opiniones realizadas en programas de televisión vinculadas a los feminismos, la violencia de género y los derechos de la población LGTBIQ+.

Las denuncias repudian los dichos al aire de la conductora de televisión, Viviana Canosa; la diputada por la provincia de Santa Fe, Amalia Granata; y la actriz Carmen Barbieri sobre el colectivo travesti trans y feminista.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Ya no nos posicionamos como víctimas, sino que tomamos una parte activa en el pedido de justicia y reparación por este tipo de ataques”, afirmó a Presentes la comunicadora travesti Victoria Stéfano.

Entre los ataques, la legisladora provincial sostuvo en una entrevista en el programa Mañanísima (Ciudad Magazine) y LAM (América TV) una serie de opiniones que “promueven o incitan el trato discriminatorio”, remarcaron las denuncias en la Defensoría del Público.

“Hay chicos que no comen, que están en la pobreza absoluta, hay prioridades. El trans no está incapacitado para trabajar, tiene pies, manos, cerebro. Los trans tienen privilegios”, había dicho Granata durante el programa conducido por Ángel de Brito el 16 de marzo.

Además, apuntó: “sos trans, no tenés ninguna incapacidad para ir a trabajar y pagarte por tus propios medios tu tratamiento de hormonización. Nosotros desde el Estado no podemos pagarles cuando ellos pueden ir a trabajar tranquilamente».

“Como mamá le digo que no es un privilegio ser trans”

Graciela Puchetta es la mamá de Tiziana, una niña trans de 14 años, y secretaria de familias e infancias de la Liga LGBTIQ+ de las Provincias. Cuando escuchó los comentarios de la diputada quiso repudiarlos.

“Ella (Tiziana) es beneficiaria -si se puede decir así- no de las hormonas, pero sí de los inhibidores. A pesar de que ella tiene todo nuestro apoyo, nosotros como papás no podríamos pagarle ese tratamiento como pretende Granata. Soy una simple ama de casa y su papá es un trabajador independiente. Para nosotros es imposible de costear”, dijo a Presentes.

Y quiso dirigirse a la legisladora: “Como mamá le digo que no es un privilegio ser trans. Lo que sufren las identidades trans usted parece que no tiene conocimiento de lo que luchamos y lo que sufrimos. Es para que las próximas generaciones de identidades trans no lo sufran como lo hizo mi hija, que no fue nada en comparación con las generaciones anteriores”.

En Mañanísima, Carmen Barbieri tuvo una conversación con la diputada por la que luego pidió disculpas. En ella dijo que el colectivo travesti trans “cobra sueldos” por ser trans y les dan “pasajes”. Granata sumó que reciben “viviendas gratis”.

Viviana Canosa, pionera del odio

Estos discursos se sumaron a los que la conductora de A24, Viviana Canosa, emitió en el marco del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. “Empiecen por darse un baño, depilarse e ir a laburar”, les dijo a quienes fueron a marchar.

Ante estos dichos, cientos de usuarios convirtieron a Viviana Canosa tendencia en Twitter con críticas a la conductora. Además, la Defensoría del Público recibió 750 reclamos contra los discursos de Granata, Berbieri y Canosa.

La cifra es muy significativa. El organismo creado por la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual para recibir y canalizar las consultas recibe alrededor de 1600 reclamos por año.

Para la comunicadora Stefano, “hemos evolucionado en reconocer ciertos tipos de violencia, como en este caso la violencia mediática. 

En este sentido, resaltó que se vive un proceso en el cual hay un nuevo posicionamiento ante las agresiones: “ya no van a ser ni gratuitas ni olvidadas. Ya no nos posicionamos como víctimas, sino que tomamos una parte activa en el pedido de justicia y reparación por este tipo de ataques”.

Las denuncias subrayan que las opiniones de las conductoras y conductores televisivos “promueven o incitan el trato discriminatorio”, así como el odio y la violencia contra el colectivo LGTB.

Por esto, les reclamantes consideraron que los programas de televisión deberían no sólo pedir disculpas a las mujeres y a las personas travestis y trans, sino también fomentar la participación de esos colectivos, para fomentar el diálogo y erradicar estereotipos.

De forma pública también se pronunciaron en contra de estos discursos Tani “Dihzy” Fernández Luchetti; la actriz y comediante, Flor de la V; y el periodista Franco Torchia, entre otres.

“Que alguien les avise a las dos (Granata y Barbieri) que todavía les trans se mueren a menos de la edad de ellas y muchos trabajos se les niegan solo por no ser cis”, respondió Dyhzy.

En tanto, Flor de la V hizo pública su devolución durante Intrusos, el programa que conduce en América TV y dijo que se trata de “discursos de odio”.

“Cuando hablan de privilegios es no tener conciencia de que nuestro colectivo tiene un promedio de vida de 35 años”, sostuvo la conductora, y agregó que “el 80% de las personas trans son expulsadas de su casa a muy corta edad” y luego del sistema educativo.

“El Estado no nos está haciendo un favor, el Estado lo que está haciendo por primera vez, en más de 40 años, es una reparación histórica”, agregó.

Afrenta a la libertad de expresión

Por su parte, el periodista Franco Torchia dirigió sus críticas a la conversación entre la legisladora de la provincia de Santa Fe y Carmen Barbieri.

“Todo lo que se esgrimió allí es totalmente falso. Y esto corre por mi estricta cuenta: es totalmente adrede”, afirmó en declaraciones a Todas las tardes, de Canal 9. Además, reconoció que los dichos violan la Ley de Identidad de Género y la Ley Antidiscriminatoria y “los pactos preexistentes en la constitución nacional y los pactos internacionales que rigen el respeto a los derechos humanos”.

“Ninguna mujer trans percibe un sueldo por el mero hecho de ser una persona trans. Ninguna identidad trans de la Argentina tiene una casa gratis”, agregó.

Y detalló: “En su abrumadora mayoría son completamente despedidas de sus casas desde el día que nacen o algunos años después, o cuando están entrando en la adolescencia y comienzan a transicionar. Automáticamente quedan afuera de todas las casas, aún todavía hoy en Argentina”.

Ante su respuesta, la legisladora publicó este lunes a través de Twitter que inició acciones legales por “calumnias e injurias” contra el periodista.

“Se trata de una funcionaria pública amedrentando a un periodista y silenciando a un ciudadano”, replicó Torchia, en diálogo con Presentes.

Viejas narrativa, nuevas plataformas

Para Stefano, “estamos frente a un fenómeno comunicacional muy propio de esta época, donde este tipo de discursos reaparecen con una fuerza bastante interesante en términos de la virulencia que provocan en redes sociales”.

“Es una narrativa bastante vieja -agregó-, que poco tiene que ver con el momento histórico en el que nos encontramos”. Sin embargo, también reconoció que no se trata de un hecho aislado.

“Ya venimos lidiando con este tipo de personajes. Hago referencia puntualmente a Agustín Laje, a Viviana Canosa, a distintos personajes que mediante traer discursos bastante viejos y reaccionarios vuelven a posicionarse públicamente, logran una presencia social muy fuerte y luego van por carreras políticas”, concluyó.

Este artículo pertenece a la Agencia Presentes y es reproducido por Tiempo Argentino a partir de un convenio de publicación para difundir periodismo especializado y de calidad.