Cuando el 19 de abril de 2016, los y las trabajadoras de Tiempo Argentino resolvieron crear la cooperativa de trabajo, estaban dándole un nuevo rumbo a la lucha que marcó los meses previos y que fueron la base sobre la cual se construyó esa aventura. Fueron las experiencias colectivas soldadas al calor de ese tórrido verano las que permitieron avanzar paso a paso hasta arribar a la conclusión de que la creación de Por Más Tiempo Cooperativa de Trabajo Limitada era la alternativa adecuada para el momento que se atravesaba.

Es que al vaciamiento de Balkbrug, la editora de Tiempo, por parte de sus dueños, se le sumaba un contexto político y económico regresivo, marcado por la política económica de liberalización financiera, ajuste fiscal y despidos. En el caso de los y las trabajadoras de prensa, empezó una sangría de características históricas: las empresas destruyeron más de 2000 puestos de trabajo solo ese año en la Capital Federal, según un relevamiento del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA).

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El tema de la conformación de la cooperativa fue debatido muchas veces en las asambleas que se llevaron adelante en el edificio donde funcionaba la redacción de Tiempo. Había que superar el desprecio de las autoridades nacionales y de la Ciudad y volver a producir un medio de comunicación que permitiera recuperar el profesionalismo de ese colectivo de periodistas y trabajadores de prensa, en un momento en el que el derecho a la información estaba siendo conculcado por el acople de muchos medios en torno de la defensa del gobierno macrista. A la lucha diaria se le sumó, entonces, la indagación sobre cómo conformar una cooperativa y recuperar una empresa. Una nueva ola de solidaridad llegó hasta el edificio de la calle Amenábar. Decenas de cooperativistas, académicos y especialistas pasaron por allí para contar sus experiencias y ayudar a tomar las mejores decisiones para la nueva etapa.

Así se llegó a la prueba de fuego del 24 de Marzo de 2016. Ya con la decisión de armar la cooperativa, los y las periodistas de Tiempo elaboraron una edición especial por el 40º aniversario del golpe cívico-militar de 1976. Para ello se contó con una nueva muestra de apoyo, esta vez por parte de Gráfica Patricios, un taller recuperado que acompañó a Tiempo en ese momento de incertidumbre y en sus primeros pasos. Los 30.000 ejemplares de esa edición especial volaron de las manos de los futuros cooperativistas, lo que mostró la viabilidad del proyecto que se gestaba. Con el saldo a favor que dejó esa jornada, tanto en lo económico como en lo anímico, se armó la cooperativa.

A pesar de los contextos adversos, se logró consolidar la cooperativa gracias a un nuevo respaldo, esta vez de miles de lectores que apostaron por un periodismo parido en la lucha y, por eso, comprometido. El nuevo medio autogestivo desarrolló su periodismo con nuevas plataformas y en respaldo común con otros medios cooperativos y populares. Tiempo alcanza este lustro con el recuerdo de los muy queridos Diego Paruelo y Raquel Villagra.

Homenaje

Esta vez, nuestro cumpleaños es un regalo para quienes nos acompañan y representan las banderas de Tiempo. El mes del quinto aniversario se despide con un programa especial por el canal de YouTube y en Facebook bajo una consigna: ¿Qué tiene Tiempo?

Desde el viernes a las 20 contaremos con cuatro socias y socios más. Decidimos reconocer a cuatro ejemplos de lucha, docencia y pasión. Estela de Carlotto, en representación de Abuelas; Nora Cortinas, de Madres Línea Fundadora; y los periodistas Víctor Hugo Morales y Carlos Ulanovsky serán nombrados socias y socios honorarios de la cooperativa Por Más Tiempo.

La transmisión por redes sociales también tendrá una conversación acerca del rol de los medios que persiguen un interés distinto al de la prensa corporativa. La periodista Julia Mengolini, fundadora de Futurock, y Martín Becerra, profesor e investigador, serán los invitados para el evento online.